Thursday, April 29, 2010

Monita Secreta


Monita Secreta
o Instrucciones Reservadas de los Jesuitas.
Al lector.




PREFACIO



Los superiores deben guardar entre sus manos cuidadosamente estas instrucciones particulares, y no deben comunicarlas mas que algunos profesos, instruyendo solamente a algunos de los no profesos, cuando lo exija la conveniencia de la Sociedad; y esto se hará bajo el sello del silencio, y no como si se hubiesen escrito por otro, sino cual si fuesen producto de la experiencia del que las da. Como muchos profesos conocen estos secretos, la Sociedad arregló desde sus órdenes, a no ser a la de los Cartujos, por el retiro y silencio en que viven, y el Papa nos lo concedió.
Hay que poner sumo cuidado en que estas advertencias no caigan en manos de extraños, porque les darán una interpretación siniestra, por envidia a nuestra institución. Si esto sucediera, lo que Dios no quiera, debe negarse que son tales los sentimientos de la Sociedad, haciendo que así lo aseguren los que ciencia cierta se que lo ignoran, y oponiéndoles nuestras instrucciones generales y reglas, impresas y manuscritas.


Los superiores deben siempre investigar cuidadosamente y con prudencia, si alguno de los nuestros ha descubierto a extraños estas instrucciones secretas; y a nadie se tolerará que las copie, ni para sí ni para otro, sin consentimiento del general, o al menos del provincial; y si se duda de que alguien no sea capaz de guardar secretos tan grandes, se le despedirá.


--------------------------------------------------------------------------------

Proyecto Filosofía en español
www.filosofia.org
© 2000 España Fernando Garrido
¡Pobres jesuitas!
Madrid 1881, páginas 275






Fernando Garrido
¡Pobres Jesuitas!Orígen, doctrinas, máximas, privilegios y vicisitudes de la Compañía de Jesús desde su fundación hasta nuestros días, seguida de la Monita Secreta, o Instrucciones ocultas de los jesuitas, por primera vez publicadas en castellano.Segunda ediciónMadrid: Imprenta, Calle de Mendizabal, núm. 22, 1881


Prólogo, Al lector, Introducción. V
Capítulo I. Ignacio de Loyola; aventuras de su juventud y origen de su fanatismo. 21
Capítulo II. Despotismo del general de la Compañía. 28
Capítulo III. Consideraciones sobre el primitivo carácter de la Compañía, y tendencias del fundador. 42
Capítulo IV. Teoría del regicidio según los jesuitas, los católicos y los protestantes, eclesiásticos y seglares. 54
Capítulo V. Privilegios concedidos por los Papas a la Compañía de Jesús. 67
Capítulo VI. Despotismo de los Generales de la Compañía. 83
Capítulo VII. Aspectos diferentes de las constituciones de la Compañía. 94
Capítulo VIII. Antagonismo de la Inquisición de España y la Compañía de Jesús. 110
Capítulo IX. Los jesuitas toman parte en las guerras civiles y religiosas de Francia. 129
Capítulo X. Los jesuitas en Flandes, aliados de Felipe II. 144
Capítulo XI. El Papa Pablo IV y la República de Venecia. 149
Capítulo XII. Entrada secreta de los jesuitas en Inglaterra. 157
Capítulo XIII. Persistencia del Papa y de los jesuitas en sus maquinaciones, y del gobierno inglés en su terrible resistencia. 170
Capítulo XIV. Participación de los jesuitas en las guerras religiosas de Alemania. 182
Capítulo XV. Persecuciones y reinstalación de la Compañía en Sicilia. 190
Capítulo XVI. Los jesuitas negreros, comerciantes, contrabandistas, y en bancarrota. 205
Capítulo XVII. Expulsión de los jesuitas de España, en 1767. 221
Capítulo XVIII. Expulsión de los jesuitas del reino de Nápoles. 230
Capítulo XIX. El herético Federico de Prusia y la cismática Catalina de Rusia. 238
Capítulo XX. Menos el español todos los gobiernos del mundo están en contra de los jesuitas. 249
Capítulo XXI. Máximas, opiniones y juicios inmorales y criminales publicados y sustentados por los jesuitas en todos los países. 260
Monita Secreta o Instrucciones reservadas de los Jesuitas
Al lector. 275
Prefacio. 277
Capítulo I. De qué modo debe conducirse la «Sociedad» cuando comienza alguna fundación. 279
Capítulo II. De qué manera los padres de la Sociedad podrán adquirir y conservar familiaridad con los Príncipes, los grandes y personajes importantes. 281
Capítulo III. Cómo debe la Sociedad conducirse con los que ejercen gran autoridad en el Estado, y que, aunque no sean ricos, pueden prestar otros servicios. 284
Capítulo IV. Lo que debe recomendarse a los predicadores y a los confesores de los grandes. 287
Capítulo V. Cómo conviene conducirse con los otros religiosos, que desempeñan en la Iglesia funciones semejantes a las nuestras. 289
Capítulo VI. De la manera de conquistar a las viudas ricas. 290
Capítulo VII. Cómo debe entretenerse a las viudas, y disponer de sus bienes. 293
Capítulo VIII. Lo que debe hacerse para que los hijos de las viudas abracen el estado religioso de devoción. 297
Capítulo IX. Del aumento de las rentas de los colegios. 299
Capítulo X. Del rigor particular de la disciplina en la Sociedad. 306
Capítulo XI. Cómo se conducirán los nuestros de común acuerdo, con los expulsados de la Sociedad. 308
Capítulo XII. A quiénes debe conservarse en la Sociedad. 311
Capítulo XIII. De la elección que debe hacerse de los jóvenes para admitirlos en la Sociedad, y del modo de retenerlos en ella. 312
Capítulo XIV. De los casos reservados y de las causas por que se debe expulsar a los miembros de la Sociedad. 315
Capítulo XV. Cómo hay que conducirse con las devotas y las religiosas. 317
Capítulo XVI. De la manera de profesar el desprecio de las riquezas. 318
Capítulo XVII. De los medios de hacer prosperar la Sociedad. 319


http://www.filosofia.org/aut/fgt/pobres.jpg

.

No comments:

Post a Comment