Wednesday, June 6, 2018

El jesuita español Luis Ladaria sustituye al cardenal Müller al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe


El Papa Francisco ha decidido no renovar el mandato de cinco años del cardenal Gerhard Müller


Ladaria Ferrer durante su investidura en 2014 como doctor 'Honoris Causa' por la Universidad Pontificia de Salamanca - EFE


@juanvicenteboo

Corresponsal en el VaticanoActualizado:01/07/2017 13:31h


Noticias relacionadas

El Papa no quiere «cristianos de salón», que comentan las cosas


El Papa Francisco ha nombrado este sábado nuevo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe al jesuita español Luis Ladaria, que era ya el «número dos» de ese departamento desde 2008 con el cargo de secretario.

Hacia muchas décadas que ningún español ocupaba uno de los cuatro o cinco cargos más importantes del Vaticano. Desde que el cardenal Antonio Cañizares dejó en 2014 la Congregación de la Liturgia, ningún español desempeñaba siquiera la jefatura de un departamento.

El arzobispo mallorquín de 73 años toma el relevo del cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Doctrina de la Fe, cuyo mandato de cinco años expiraba este dos de julio. El Santo Padre le confirmó personalmente el viernes en una audiencia su decisión de no renovar el mandato, y el prelado alemán dio la noticia a sus colaboradores inmediatos, forzando un día de adelanto en el anuncio de su relevo.

El arzobispo Luis Ladaria (Manacor, Mallorca, 1944) goza de gran prestigio en el Vaticano por su seriedad y altura académica. Es una persona rigurosa en el modo de trabajar, pero al mismo tiempo abierta y siempre dispuesta a escuchar a todas las partes.

Ladaria es un teólogo de gran prestigio internacional y muy veterano en la Santa Sede pues ha trabajado desde 1992 como miembro de la Comisión Teológica Internacional, y desde 2008 como «número dos» de la Congregación de la Doctrina de la Fe, en buena sintonía con los sucesivos prefectos: el americano William Levada y el alemán Gerhard Müller.
Continuidad

El jesuita mallorquín es doctor en Derecho por la Universidad de Madrid y en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, de la que fue vicerrector de 1986 a 1994. Es autor de numerosas publicaciones teológicas. Ha sido investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca en mayo de 2014 y por la Universidad Pontificia Comillas, de Madrid, en octubre de ese mismo año.

Su nombramiento mantiene la línea de continuidad con Müller en los aspectos doctrinales pero se espera que aporte una mayor escucha y un aumento de ritmo en la actividad destinada a erradicar los abusos sexuales de menores castigando tanto a los sacerdotes culpables como a los obispos negligentes en erradicar esa vergüenza. La falta de sensibilidad del cardenal Müller en ese terreno ha sido una de las causas de la no renovación del mandato.

Otro motivo evidente es que el prelado alemán adoptaba en ocasiones una actitud demasiado «profesoral» respecto a Francisco, hasta el punto que algunos cardenales de Curia han tenido que recordarle en ocasiones que el sucesor de Pedro no es el prefecto de la Doctrina de la Fe, sino el Papa.

Según algunas fuentes, Müller ha preferido no asumir otras responsabilidades menos importantes en la Curia vaticana, por lo que probablemente regresará a Alemania.

La marcha del cardenal alemán permitirá acelerar el proceso de erradicación de los abusos sexuales, del mismo modo que la excedencia del conflictivo cardenal australiano George Pell para comparecer ante un tribunal de su país por presuntos abusos, facilitará dinamizar la actividad de la secretaria de Economía evitando roces con otros departamentos.





Saturday, May 26, 2018

Ar­tu­ro Sosa in­vi­ta a los je­sui­tas a for­mar ciu­da­da­nos uni­ver­sa­les


Publicado hace 2 semanas - Agen­cia SIC


Del 11 al 14 de mayo el P. Ge­ne­ral de la Com­pa­ñía de Je­sús, Ar­tu­ro Sosa, ha rea­li­za­do una vi­si­ta a los je­sui­tas y lai­cos de Ma­drid, Va­lla­do­lid y Al­ca­lá de He­na­res. Es la pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial a la Pro­vin­cia de Es­pa­ña des­de su elec­ción en 2016.



Ten­drá con­ti­nui­dad el pró­xi­mo mes de ju­lio cuan­do acu­da a la reunión in­ter­na­cio­nal de uni­ver­si­da­des je­sui­tas que se ce­le­bra­rá en el san­tua­rio de Lo­yo­la (8-12 de ju­lio). Nue­va­men­te, del 21 al 27 de sep­tiem­bre re­gre­sa­rá a Es­pa­ña, en esta oca­sión a Ca­ta­lu­ña, con mo­ti­vo de las reunio­nes de los pro­vin­cia­les je­sui­tas de Eu­ro­pa.

Du­ran­te es­tos días, Ar­tu­ro Sosa ha par­ti­ci­pa­do en la reunión or­di­na­ria de su­pe­rio­res je­sui­tas de Es­pa­ña, ha vi­si­ta­do las en­fer­me­rías ­–re­si­den­cias para je­sui­tas ma­yo­res y en­fer­mos- de Vi­lla­gar­cía de Cam­pos (Va­lla­do­lid) y Al­ca­lá de He­na­res (Ma­drid), ha man­te­ni­do va­rios en­cuen­tros con je­sui­tas y lai­cos y ha pre­si­di­do la eu­ca­ris­tía en la Igle­sia del Co­ra­zón de Je­sús de Va­lla­do­lid. Los equi­pos di­rec­ti­vos de los 70 cen­tros edu­ca­ti­vos je­sui­tas de Es­pa­ña tam­bién han te­ni­do la oca­sión de re­unir­se con el P. Ge­ne­ral, quien asi­mis­mo se ha en­tre­vis­ta­do con el ar­zo­bis­po de Ma­drid, car­de­nal Car­los Oso­ro, el ar­zo­bis­po de Va­lla­do­lid, car­de­nal Ri­car­do Bláz­quez, y el obis­po de Al­ca­lá de He­na­res, Mons. Juan An­to­nio Reig Pla.

El P. Ge­ne­ral ha con­fir­ma­do que su go­bierno se­gui­rá los pa­sos que le dic­tó la Con­gre­ga­ción Ge­ne­ral ba­sa­dos en la re­con­ci­lia­ción con los otros, con Dios y con la Crea­ción. Ha se­ña­la­do como re­tos para la Pro­vin­cia de Es­pa­ña: la pro­fun­di­dad es­pi­ri­tual e in­te­lec­tual, así como po­ten­ciar la re­fle­xión teo­ló­gi­ca que el Papa ha pe­di­do a los je­sui­tas.

A lo lar­go de es­tos días ha lan­za­do al­gu­nos men­sa­jes im­por­tan­tes so­bre cómo po­ner en mar­cha el tra­ba­jo que plan­teó la Con­gre­ga­ción Ge­ne­ral. A tra­vés de un dis­cer­ni­mien­to en co­mún, que esté en co­ne­xión con la pla­ni­fi­ca­ción apos­tó­li­ca; de la co­la­bo­ra­ción con los lai­cos, de po­ten­ciar la co­mu­ni­ca­ción como he­ren­cia ig­na­cia­na y del tra­ba­jo en re­des, como modo or­di­na­rio de ac­ción. Tam­bién ha in­sis­ti­do en la ne­ce­si­dad de una con­ver­sión eco­ló­gi­ca de la Com­pa­ñía de Je­sús y ha ins­ta­do a los je­sui­tas a que ayu­den a trans­for­mar la cul­tu­ra des­de el tra­ba­jo edu­ca­ti­vo, en con­cre­to po­ten­cian­do la in­ter­cul­tu­ra­li­dad.

Tam­bién se ha re­fe­ri­do a los gran­des desa­fíos de la Igle­sia y, por tan­to, de la Com­pa­ñía de Je­sús. El pri­me­ro, en­car­nar la ecle­sio­lo­gía del Va­ti­cano II para que la igle­sia se con­vier­ta en el pue­blo de Dios, una igle­sia lai­ca, co­mu­ni­dad de co­mu­ni­da­des, abier­ta a la ins­pi­ra­ción del Es­pí­ri­tu San­to y ca­paz de dis­cer­nir. El se­gun­do desa­fío es, des­de su pun­to de vis­ta, cómo la igle­sia se fija más en el po­der de los sig­nos que en los sig­nos del po­der, ejem­pli­fi­cán­do­lo en los cam­bios que ha lle­va­do a cabo el papa Fran­cis­co. El ter­cer desa­fío para Atu­ro Sosa es la for­ma­ción de los ciu­da­da­nos uni­ver­sa­les en un mun­do in­ter­cul­tu­ral. Es de­cir: “Cómo ha­ce­mos para que la glo­ba­li­za­ción no sig­ni­fi­que ho­mo­ge­ni­za­ción, para va­lo­rar la in­ter­cul­tu­ra­li­dad como va­lor uni­ver­sal y con­se­guir una ciu­da­da­nía que se pon­ga al ser­vi­cio del bien co­mún (…) Ahí es don­de el Evan­ge­lio tie­ne una fuer­za enor­me. Un ciu­da­dano es el que es ca­paz de po­ner el bien co­mún por en­ci­ma de su bien par­ti­cu­lar”.

So­bre la si­tua­ción en su país na­tal Ve­ne­zue­la ha que­ri­do ex­pre­sar el gran tra­ba­jo que los je­sui­tas y la igle­sia es­tán rea­li­zan­do allí, así como la gran es­pe­ran­za que re­si­de en ellos y que se ex­pre­sa en mu­chas ini­cia­ti­vas nue­vas que se es­tán ge­ne­ran­do, como la de Puen­tes de So­li­da­ri­dad, re­cien­te­men­te pre­sen­ta­da en el Va­ti­cano.



(Je­sui­tas)




Saturday, May 19, 2018

“Pidan para que la Compañía sea capaz de discernir” – P. Arturo Sosa




(14-Mayo-2018)




El Padre General, Arturo Sosa, ha visitado este lunes, 14 de mayo, la comunidad de jesuitas de Alcalá de Henares, acompañado por el Provincial, Antonio España, el asistente de Europa Meridional, Joaquín Barrero, y el delegado para la Tercera Edad, Cipriano Díaz. Sosa ha llegado al Colegio San Ignacio de Loyola, donde se encuentra la comunidad, tras reunirse con el Obispo de la diócesis de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla.

A su llegada, el Padre General ha sido recibido por Rafael Mateos, superior de la comunidad. Juntos se han dirigido a la enfermería, donde han saludado individualmente a los jesuitas de esta comunidad. Al mediodía el P. Sosa ha presidido la Eucaristía en la festividad de San Matías. En la homilía ha instado a seguir el ejemplo del Apóstol aceptando "la llamada del Señor con agradecimiento". También ha recordado el tratamiento entre jesuitas como "amigos en el Señor en la medida que somos amigos del Señor. Sin él nada podemos hacer". Igualmente, ha expresado su gratitud recalcando que la "amistad es dar la vida, y en esta comunidad hay muchas vidas dadas al Señor".

Arturo Sosa ha destacado la figura de Pedro Arrupe como ejemplo de alguien que entregó su vida al Señor y ha pedido a los presentes que "pongan en su oración a Arrupe y pidan por su beatificación"; también, ha pedido oración por la Compañía: "En cualquier discernimiento hay que dejar clara la manera en que uno ha de tomar la decisión. Por ello, pidan para ayudarnos a que la Compañía sea capaz de discernir".

Tras la misa, el P. General se ha dirigido al Archivo Histórico de la Provincia de España en una visita dirigida por el H. Wenceslao Soto, director del mismo, junto a los jesuitas Amancio Arnáiz y Juan Andrés Llauger que trabajan en él. Entre otros, Soto ha mostrado a Arturo Sosa algunos de los más valiosos documentos del archivo, como una edición facsímil del testamento de Isabel ‘la Católica', un pergamino de finales del S. XIV o una provisión real de Juana ‘la Loca'. Arturo Sosa ha mostrado especial interés por un documento firmado en Caracas en 1729 y varias cartas del jesuita Cristóbal Ferreira, cuya vida fue narrada en la película Silencio. En este archivo también se conservan reliquias de beatos y jesuitas que le han sido mostradas.

El Padre General ha compartido el almuerzo con la comunidad, finalizando así su visita a la Provincia de España que comenzó el viernes con la reunión de superiores de comunidades jesuitas. En este viaje, Sosa ha mantenido encuentros con laicos y jesuitas de la PAL de Madrid, miembros de equipos directivos del Sector de Educación y ha visitado Villagarcía y Valladolid para finalizar en Alcalá de Henares. Próximamente, volverá a España para la reunión internacional de universidades jesuitas, que tendrá lugar entre el 8 y el 12 de julio en Bilbao y Loyola; también visitará Cataluña entre el 21 y el 27 de septiembre para las reuniones de jesuitas de Europa.


Monday, May 7, 2018

P. Sosa: “Las migraciones interpelan nuestra existencia como cristianos”







Este lunes, 7 de mayo, en la Sala de Prensa de la Santa Sede, tuvo lugar la presentación del proyecto “Puentes de solidaridad - Plan Pastoral integrado para ayudar a los migrantes venezolanos en Sudamérica”.



Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

Este lunes, 7 de mayo de 2018, a las 12:30 en la Sala de Prensa de la Santa Sede, tuvo lugar un “Meeting point” para presentar el proyecto “Puentes de solidaridad - Plan Pastoral integrado para ayudar a los migrantes venezolanos en Sudamérica”, nacido para dar respuestas concretas a los desafíos planteados por la migración masiva que afecta a los venezolanos.

El proyecto cuenta con la colaboración de la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, y en respuesta al Santo Padre, ocho Conferencias Episcopales de Sudamérica han elaborado un plan pastoral para recibir, proteger, promover e integrar a los venezolanos obligados a emigrar, en cada fase de su viaje, desde la partida al tránsito, hasta la llegada y el posible regreso a casa.

En Vatican News, dialogamos con el P. Arturo Sosa Abascal, Prepósito General de la Compañía de Jesús, antiguo rector de la Universidad Católica de Táchira y ex-Director de la revista SIC, quien resaltó la importancia del acompañamiento a los migrantes en las diversas etapas de su itinerario migratorio.
Escucha y descarga el servicio


Sunday, May 6, 2018

El viaje intelectual de Bergoglio, ahora papa Francisco



Su pensamiento surge de las fuentes jesuitas, pasando por las influencias latinoamericanas, hasta la matriz del Vaticano II de la Roma contemporánea, sin que haya sido corregido por la Palabra de Dios.



TRADUCTOR Rosa Gubianas

14 DE ABRIL DE 2018 15:00 h





Hace cinco años, Jorge Mario Bergoglio se convirtió, por elección, en el Papa Francisco. Desde entonces, se han publicado varias biografías para dar a conocer su vida al público en general. Por ejemplo, la obra de Austen Ivereigh, The Great Reformer: Francis and the Making of a Radical Pope [El gran Reformador: Francisco, retrato de un Papa Radical] (Nueva York, 2014) sobresale quizás como el trabajo más exhaustivo sobre la vida de Bergoglio. Como no era una gran figura en los círculos católico romanos globales antes de su elección y mucho menos en el resto del mundo, estos relatos han ayudado a muchas personas a entender mejor los principales acontecimientos de la historia personal de Bergoglio antes de llegar a ser papa.

Un libro reciente de Massimo Borghesi, Jorge Mario Bergoglio. Una biografia intellecttuale [2017: Jorge Mario Bergoglio: Una biografía intelectual] observa la vida de Bergoglio desde un ángulo particular. Borghesi se centra en las influencias intelectuales (p.ej. libros, periódicos, autores, amistades, redes sociales) que han conformado el pensamiento de Bergoglio. Al hacerlo, proporciona una perspectiva fructífera sobre la génesis y el desarrollo de la visión que Bergoglio encarna y promueve como papa. Además de examinar toda la literatura relevante, Borghesi también ha trabajado en un cuestionario al que respondió el Papa Francisco, dando más detalles y completando los espacios en blanco de intentos anteriores. Según este análisis tan bien investigado, la biografía intelectual de Bergoglio parece estar marcada por tres influencias primordiales.


EL PUNTO DE PARTIDA DE LOS JESUITAS FRANCESES

Los años de formación de Bergoglio como estudiante de filosofía y teología estuvieron profundamente impactados por sus lecturas de intelectuales jesuitas franceses como Henri de Lubac, Gaston Fessard y Michel de Certeau. Ellos introdujeron al joven Bergoglio en el pensamiento dialéctico, lejos del tomismo rígido y hacia la síntesis dinámica de abrazar a los opuestos y ampliar la visión general. En esta escuela de pensamiento jesuita, la cual, por cierto, se convirtió en el paradigma de la teología del Concilio Vaticano Segundo (1962-1965), lo que se percibe como oposiciones llegaron a ser “tensiones”, a veces dolorosamente perturbadoras, pero también potencialmente creativas y siempre se mantuvieron así. Bergoglio se persuadió de que el pensamiento humano está siempre “en tensión”, nunca fijo o estable. Se distanció de las definiciones y proposiciones abstractas. Aprendió a pensar siempre en formas de pensamiento programáticamente “abiertas” y “sueltas”.

Entrelazada con esta tendencia dialéctica estuvo la temprana exposición de Bergoglio a la Teología de la Liberación. A partir de sus primeros intentos de quedar bien con su creciente popularidad en América Latina, Bergoglio no estuvo interesado en el marco político e ideológico marxista de gran parte de la teología de la Liberación de aquellos años. Definitivamente se sintió atraído por la “teología del pueblo” que es un aspecto lateral de la teología de la Liberación. Según esta particular forma de teologizar, las inquietudes, preocupaciones, aspiraciones, etc. tienen que ser el punto de partida. Más que considerar las devociones y creencias populares como una etapa premoderna que será superada por la liberación política, la “teología del pueblo” las asume como vitales y centrales. Las devociones y prácticas marianas se han convertido en las expresiones más apreciadas del corazón del pueblo incluso si son contrarias a las Escrituras. La teología y la práctica pastoral deben, por consiguiente, desarrollarse solamente en un camino de abajo hacia arriba. Desde este punto de vista no tiene sentido que la Biblia sea la norma suprema para la fe y la vida. En términos de Borghesi, el futuro papa adoptó “una teología de la liberación sin marxismo” (p. 71). Este es el contexto del importante énfasis de Bergoglio en que las personas sean el tema principal de la teología y la vida de la Iglesia.


MEDIADO POR EL URUGUAYO ALBERTO METHOL FERRÉ

La temprana fascinación de Bergoglio por el pensamiento jesuita francés se consolidó aún más por la lectura del filósofo católico uruguayo laico Alberto Methol Ferré (1929-2009). De Methol Ferré aprendió que el pensamiento humano siempre es inestable, móvil y en constante renovación. Esta fue otra inyección más de dialéctica católica que movió a Bergoglio más lejos del tomismo tradicional y estático.

Methol Ferré es también el intelectual que sugirió que con el Concilio Vaticano Segundo, la Iglesia Católico Romana había finalmente superado tanto la Reforma Protestante como la Ilustración. Después de luchar ferozmente frente a las mismas (desde el siglo XVI al siglo XIX), Roma finalmente llegó a la conclusión que sería mejor asimilar y absorber la Reforma y la Ilustración con sus habilidades que oponerse a ellas. En el Vaticano II la Iglesia Católica tomó lo “mejor” de ambas y lanzó una “nueva” Reforma y una “nueva” Ilustración. Ya no eran adversarias, sino partes del logro “católico” con sus contribuciones positivas. Este es el antecedente tanto de las recientes palabras amables de Francisco hacia la Reforma con ocasión del 5º centenario como de su aproximación de bajo perfil hacia los estilos de vida controvertidos (p.ej. la homosexualidad) marcados por la autonomía individual moderna. Lo que esto significa básicamente es que después del Vaticano II la Reforma como tal ha terminado y ha sido absorbida dentro de la renovación continua de la Iglesia de Roma.


LE LLEVA AL ALEMÁN-ITALIANO ROMANO GUARDINI

Construyendo sobre estas dos fases importantes de su vida intelectual, se desarrolló en Bergoglio la convicción de que la Iglesia Católica es el “complexio oppositorum” (el conjunto que hace espacio a los opuestos). Su estudio del teólogo alemán Romano Guardini (1885-1968) corroboró la dimensión dialéctica católica de su pensamiento. Guardini argumentaba que el catolicismo romano es “Weltanschauung”, (una cosmovisión que lo abarca todo), la única que es capaz de manipular múltiples tensiones entre polos divergentes y llevarlos a la unidad “católica”. Partiendo de Guardini, Bergoglio desarrolló su idea de la unidad como si fuera un “poliedro”. El poliedro es una figura geométrica con diferentes ángulos y líneas. Todas las partes diferentes tienen su propia peculiaridad. Es una figura que junta la unidad y la diversidad y el catolicismo romano es la casa de la unidad como un poliedro. Esto explica el compromiso de Francisco con la unidad interreligiosa y ecuménica que resta importancia a las diferencias y se concentra en los elementos genéricos comunes. En este punto de vista la unidad no se rige por la verdad bíblica y el amor bíblico sino por la acaparadora visión de Roma que mantiene unidos todos los ángulos y las líneas de la vida.

El 13 de marzo de 2013, Jorge Mario Bergoglio se convirtió en el Papa Francisco, marcando una significativa transición en la Iglesia Católico Romana. Lo que ha estado diciendo y haciendo desde que fue elegido, p.ej. sus afirmativas actitudes hacia todo, sus ruidosos silencios sobre la doctrina, su concienzudo marianismo y su falta de claridad en varios temas clave, ha sido la causa de que muchos se pregunten de donde viene su pensamiento. La biografía intelectual de Borghesi deja claro que el pontificado de Francisco viene de lejos. Es el resultado de una larga serie de evoluciones dentro del pensamiento católico, desde las fuentes jesuitas a las influencias latino americanas y hasta la matriz del Vaticano II de la Roma contemporánea, sin que haya sido corregido por la Palabra de Dios. Hay que sumergirse en lo que sucedió en el concilio Vaticano Segundo para empezar a encontrar sentido en lo que Francisco dice y hace ahora. Todos los análisis de Francisco en los que se dice que es un papa “evangélico” o un “kerygmatic” son simplistas y miopes. Es mucho más que esto, en formas que son dialécticas, abiertas y al servicio de la visión católica para abarcar todo el mundo.




Friday, May 4, 2018

Capellán de Cámara de Representantes recupera el cargo

Estados Unidos


mayo 03, 2018


AP




El jesuita Pat Conroy recuperó su cargo de capellán en la Cámara de Representantes de EE.UU. tras escribir una fuerte carta al presidente de ese cuerpo legislativo Paul Ryan, indicando que su renuncia hace una semana fue porque un asistente de Ryan le pidió que lo hiciera por orden del legislador.



WASHINGTON —

El asediado capellán de la Cámara de Representantes de Estados Unidos recuperó su cargo horas después de enviarle una carta al presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, que acusó a un alto asistente del personal de Ryan de decirle "algo así como 'quizás sea hora de que tengamos un capellán que no sea católico' ".

Ryan, un republicano de Wisconsin, obligó al reverendo Pat Conroy a presentar su renuncia el mes pasado, lo que desató una tormentaen el Capitolio. Ryan dijo que no estaba satisfecho con el cuidado pastoral que Conroy brindaba a los legisladores.

Pero en una declaración el jueves, Ryan, quien es católico, cambió de opinión.

"Es mi trabajo como portavoz hacer lo mejor para este cuerpo, y sé que este cuerpo no está bien atendido por una prolongada lucha por una posición tan importante", dijo Ryan.

La declaración de Ryan se produjo poco después de que Conroy entregara una carta de dos páginas que decía que nunca había "escuchado una queja sobre mi ministerio" como capellán de la Cámara. En cambio, Conroy dice que el principal asistente de Ryan, Jonathan Burks, le dijo que su jefe quería su renuncia, y citó una oración que el sacerdote hizo el año pasado, y que era potencialmente crítica con la ley de impuestos del Partido Republicano.

"Indagué si era o no por 'causa', y el Sr. Burks mencionó desdeñosamente algo así como que 'quizás sea hora de que tengamos un capellán que no sea católico'", escribió Conroy a Ryan en una carta que fue también enviada a la líder de la minoría de la Cámara, Nancy Pelosi, demócrata por California.

Ryan no abordó directamente la explosiva acusación de Conroy, diciendo: "Para ser claros, esa decisión se basó en mi deber de garantizar que la Cámara tenga el tipo de servicios pastorales que se merece".

Burks, en un comunicado emitido por la oficina de Ryan, dijo: "Estoy totalmente en desacuerdo con lo que recuerda el padre Conroy de nuestra conversación".

Conroy también escribió que Burks mencionó una oración de noviembre con respecto a la ley de impuestos del Partido Republicano que molestó a muchos republicanos.

El clérigo oró para que los legisladores se aseguren de que "no haya ganadores y perdedores bajo las nuevas leyes fiscales, sino beneficios balanceados y compartidos por todos los estadounidenses".

Conroy dijo a The New York Times la semana pasada que poco después Ryan le advirtió que "se mantenga alejado de la política". Conroy también invitó a un clérigo musulmán el año pasado para pronunciar la oración inicial, una medida que según los demócratas puede haber molestado a los conservadores republicanos.

La renuncia de Conroy desató un alboroto la semana pasada cuando se supo que le pidieron que renunciara. Legisladores católicos como los Representantes Gerald Connolly, demócrata por Virginia, Y Peter King, republicano por Nueva York, estaban particularmente molestos, especialmente después de que el legislador republicano, Mark Walker, republicano por Carolina del Norte, fuera citado en The Hill diciendo que el reemplazo de Conroy debería tener una familia, que descartaría a los sacerdotes católicos, para atender mejor las necesidades de los legisladores.

El cambio de opinión de Ryan llegó rápidamente. El Congreso está de vacaciones esta semana, pero Ryan dijo que se reuniría con Conroy a principios de la semana próxima "para que podamos avanzar por el bien de toda la Cámara".

El capellán es elegido por la Cámara de Representantes y los demócratas dicen que Ryan no tiene el poder para despedirlo.

En una presentación en Milwaukee la semana pasada, Ryan dijo: "No se trataba de política ni de oraciones, sino de servicios pastorales. Y algunos de nuestros miembros sintieron que los servicios pastorales no se servían o se ofrecían de manera adecuada ".

Pero Conroy contestó diciendo: "esta no es la razón por la que el señor Burks dio su pedido de mi 'renuncia'".

La carta de renuncia de Conroy decía que él estaba renunciando a petición de Ryan, calificando sus siete años de servicio en la Cámara de Representantes como "uno de los grandes privilegios de mi vida".

Pero el jueves, Conroy dijo: 'Deseo servir el resto de mi mandato como capellán de la casa, a menos que sea despedido' por causa '. Por favor, sean guiados en consecuencia ".

Conroy copió al abogado de New Jersey Daniel Marchese en la carta. Marchese no quiso hacer más comentarios que decir que Conroy está buscando recuperar su trabajo.

El capellán es responsable de abrir la Cámara de Representantes todos los días con una oración y ofrecer consejería a los legisladores y asistentes. Conroy es un sacerdote católico romano de la orden jesuita.



La Orden de Malta elige a su nuevo Gran Maestre


Friday, April 27, 2018

¿Qué hizo el capellán del Congreso para que Paul Ryan le pidiera la renuncia?



Política

Aunque el cura Patrick Conroy dijo que eran poco claras las razones de su salida, Ryan, el presidente de la Cámara de Representantes dio algunas pistas que no tienen que ver con asuntos divinos sino más bien terrenales.

Univision

27 Abr 2018 – ‎02‎:‎58‎ ‎PM‎ ‎EDT



Paul Ryan le pidió la renuncia a Patrick Conroy hace dos semanas. Getty Images



Aunque los asuntos de la religión y los de la política se supone que estén separados, en este caso en Washington DC la suerte de un sacerdote ha generado un intenso debate en el corazón político del país.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, explicó el viernes que al padre Patrick Conroy se le había pedido su renuncia porque varios parlamentarios le habían dicho que sus “necesidades espirituales” no estaba siendo atendidas por el prelado jesuita, quien tenía siete años de servicio en el Congreso.

Pero los demócratas en el Capitolio, y particularmente los católicos (en este caso de ambos partidos), no están satisfechos con las explicaciones de Ryan y sospechan que hay razones más terrenales para la salida de Conroy y afirman que hay un tema político detrás de la inesperada medida.

Relacionados





Los demócratas querían conformar un comité para investigar el despido, pero la moción fue derrotada en la votación, pese a que varios republicanos se pasaron al otro lado a la hora de la votación.

Es la primera vez en la historia de la Cámara de Representantes que un capellán es despedido del cargo, lo que desató las especulaciones sobre las “verdaderas” razones: desde un sermón en noviembre pasado en el que hizo comentarios que algunos entendieron como críticos contra la reforma de impuestos o una supuesta falta de empatía con los congresistas que fueron atacados durante una práctica de béisbol el año pasado.

“Ser el primer capellán del Congreso en ser despedido en la historia del Congreso, en la mitad del período, genera muchas preguntas. Creo que merecemos más explicación del por qué”, dijo el congresista republicano por Nueva York, Peter King

Aunque el padre Conroy no ha dicho públicamente mucho sobre su situación, envió un correo electrónico a un amigo en el que le dice que no tenía intenciones de dejar su puesto y que era importante que los congresistas “sepan la verdad”, de acuerdo con el texto publicado por Politico.


Cargando Video...

¿Quién podría ser el reemplazo de Paul Ryan en el cargo de presidente de la Cámara de Representantes?

Sin embargo, el sacerdote dijo a The New York Times que todavía desconocía las razones de su despido.

Lo más curioso es que el padre presentó su renuncia el 16 de abril, a solicitud de Ryan, por lo que pasaron varios días antes de que estallara la indignación de los demócratas y de los católicos, algunos de los cuales se quejan de discriminación en favor de la mayoría evangélica.



Saturday, April 14, 2018

La Orden Jesuita en Venezuela


- 4 de abril de 2018 5:33 am

Historia y Tradición

Su Santidad Francisco, es el primer Papa perteneciente a la Orden Jesuita en la historia de la iglesia católica. López de Regalde o Yañez Azpetia, mejor conocido como San Ignacio de Loyola, nació en Guipúzcoa el 24 de octubre de 1491, desempeñándose en 1521 como capitán del ejército español en la defensa del castillo de Pamplona, recibió varias heridas. Durante su larga convalecencia, dedicado a la lectura de libros religiosos, le vino la feliz idea de fundar en 1540 la Orden Religiosa que hoy en día se ufana de llevar su sagrado nombre.


La Compañía de Jesús, fue creada y puesta en servicio en Paris el 14 de mayo de 1543, siendo San Ignacio de Loyola el “Superior” y redactor del Manual de Funcionamiento de la Orden, aún vigente con ligeras modificaciones; con la visión de promover activamente la religión católica, la educación de la familia y de los pueblos del mundo. Los primeros misioneros jesuitas en América llegaron a Brasil en 1549; a Venezuela en 1628; fundan en Mérida el colegio San Francisco Javier, origen del Real Colegio Seminario de San Buenaventura, convertido en 1810 en la Real Universidad de San Buenaventura de Mérida, y el 24 de septiembre de 1883 en la Ilustre Universidad de los Andes.

En la región de Guayana iniciaron su labor desde 1646, dedicados a la conversión de los indígenas, alfabetizándolos y enseñándoles oficios para mejorar su nivel de vida, dejándole esa responsabilidad a los Capuchinos en 1681. La Orden Jesuita en Venezuela, estuvo presente en la selvática región del Meta y Casanare desde 1661; en Achaguas-Apure desde 1669 y en el Alto Orinoco desde 1679. El Presbítero Manuel Román en su recorrido por la selva, descubrió el río Casiquiare en 1744. La permanencia en las regiones inhóspitas, se vieron limitadas por las enfermedades, carencia de logística y en ocasiones por ataque de los aborígenes.

El rey Carlos III, desde el palacio de El Pardo, emitió el 27 de febrero de 1767, un decreto de expulsión de los jesuitas de los territorios españoles en el Nuevo Mundo, Francia, y Portugal, incluía las provincias españolas de castilla, Aragón, Andalucía, Toledo, Quito, Perú, Chile, Paraguay, Cerdeña, Filipinas y Nueva Granada. El decreto contemplaba la confiscación de todos los bienes (obras de arte, orfebrería, objetos religiosos, instalaciones, bibliotecas y mobiliarios).

Portugal ya los había expulsado en 1759, para el momento del extrañamiento, la capitanía general de Venezuela, dependía del virreinato de la Nueva Granada. Dejaron hondo vacío por los servicios sociales, religiosos y educativos que prestaban; quedó casi paralizada la ganadería, la minería y la educación. Cada sacerdote al momento de su salida, llevaba un manteo (capa) y un Cristo de cobre, pendiente de un cordón negro, representando la salida a la calle y el viaje largo.

Regresaron a Venezuela en 1916, durante el mandato de Juan Vicente Gómez, para reiniciar su brillante labor. En 1922 fundan el colegio San Ignacio de Loyola en Caracas; el liceo San José de Mérida en 1928; el liceo San Luís Gonzaga en Maracaibo en 1945. El liceo Jesús Obrero en Caracas en 1948; el Javier en Barquisimeto en 1953, el Gumilla en Pto. Ordaz en 1957; la Universidad Católica Andrés Bello en 1953; la Universidad Católica del Táchira en 1961 y los colegios Fe y Alegría y Jesús Obrero, extendidos en Venezuela y en el exterior.

Churuguarero777@gmail.com


Saturday, March 10, 2018

60 años de Vida religiosa del Papa Francisco. Entrevista al P. Arturo Sosa Abascal


El Superior General de los Jesuitas, en entrevista con Vatican News



Griselda Mutual - Ciudad del Vaticano

El 13 de marzo de 2018 se cumplen cinco años de la elección del primer Papa jesuita, del primer Papa proveniente de América Latina, del primer pontífice que no es nativo de Europa, Oriente Medio o Norte de África. Sesenta años atrás, Jorge Mario Bergoglio entraba en la Compañía de Jesús, el 11 marzo de 1958.

¿Cómo era la Compañía en los años jóvenes de Bergoglio? El padre Arturo Sosa Abascal, XXXI Superior General de los Jesuitas, elegido en 2016, responde a esta y a otras preguntas en esta entrevista para Vatican News.

R. Es una pregunta difícil para mí porque era un niño de diez años en ese momento, pero estaba estudiando en un Colegio de la Compañía en Caracas, Venezuela. Era un momento de esperanza hacia el Concilio: el Concilio estaba preparándose, era la etapa previa. Era una Compañía de Jesús al estilo de lo que se formó con la restauración en el siglo XIX. Sin embargo, surgían algunos elementos importantes que luego florecen con el Concilio. En concreto, en Europa surge una reflexión teológica profunda, con otra perspectiva, más abierta a los cambios que se veían en el medioambiente. En América Latina se empezaba a hablar de crear centros de acción e investigación social. El padre Janssens invitó a todas las provincias latinoamericanas a crear centros de reflexión, investigación y acción social, y se destinó a muchos jóvenes jesuitas al estudio de las ciencias sociales. Empieza la apertura hacia lo que hemos llamado luego la inculturación, en India, en África, en Asia. La Compañía empieza a tener interés en echar raíces en cada cultura. Es un momento en que por fuera no se ven muchos cambios, pero sí hay esfuerzos para ir buscando la manera de enfrentar un mundo que se veía cada vez más complicado. Esa fue la etapa del padre Bergoglio. Se ordena durante el Concilio Vaticano II con la elección del padre Arrupe. Su vida apostólica inicia precisamente cuando todo esto eso sale hacia afuera y está dando frutos. En América Latina el Concilio fue una explosión de esperanza y la Iglesia sintió un viento fuerte que llevó a buscar nuevas vías para vivir la vida cristiana, y llevó a estar más comprometidos con la suerte de los pueblos. Era un periodo en que América Latina estaba buscando nuevas vías de desarrollo; era un momento muy entusiasmante para los jóvenes jesuitas de esa época, y para los que estaban alrededor de la Compañía de Jesús en ese momento.


Saturday, February 17, 2018

Un exorcista fue director espiritual del Papa Francisco






ACI Prensa

Uno de los directores espirituales que tuvo el Papa Francisco fue el sacerdote jesuita y exorcista, P. Carlos Aldunate Lyon, que ahora tiene 101 años y con quien se encontró en su reciente viaje a Chile en enero de este año.

El reencuentro con el P. Aldunate se dio durante la reunión que sostuvo el Pontífice con los jesuitas de Chile en el Santuario de San Alberto Hurtado, en Santiago el 16 de enero.

“¡Me alegra ver al P. Carlos! Fue mi director espiritual en el año 1960 durante mi juniorado”, dijo al iniciar el encuentro el Pontífice.

El P. Carlos Aldunate es autor del libro “El demonio, doctrina y práctica católica”. En una entrevista concedida al Portal Luz en 2011, el sacerdote explicó que lo escribió a raíz “de un discurso de Pablo VI el año 1972”, en el que el beato se refería a la necesidad de luchar contra el diablo.

En la entrevista, el P. Aldunate explica que ha realizado exorcismos “por la necesidad de las personas, es claro. Si uno sospecha que una persona necesita un exorcismo, entonces toma el teléfono y llama al obispo para pedir autorización”.

En su opinión, que un sacerdote haga exorcismos “es una obligación de caridad. Muchos sacerdotes no lo hacen por falta de experiencia o porque no se les ocurre. No sé cómo sea la formación del clero en esto hoy en día”.

En el encuentro que sostuvo con los jesuitas de Chile en enero, el Papa compartió el consejo que le dio el P. Aldunate y que nunca olvidó: “Carlos era bedel (auxiliar) y era… el rey del sentido común. Aconsejaba espiritualmente con mucho sentido común. Una vez, me acuerdo que fui a verlo porque estaba con mucha rabia contra una persona. Quería decirle cuatro cosas, decirle esto no va, eres esto y esto. Él me dijo: ‘¡Cálmate! ¿En serio quieres romper con él desde el saque? Prueba otros caminos’.
Ese consejo no lo olvidé nunca y le agradezco ahora por esto”.

El diálogo que el Papa sostuvo con los jesuitas de Chile y Perú ha sido publicado este jueves 15 de febrero por la revista jesuita italiana, La Civiltá Cattolica, cuyos artículos son revisados por la Secretaría de Estado del Vaticano.

El P. Carlos Aldunate Lyon nació en Santiago de Chile en 1916. Fue ordenado sacerdote en Argentina en 1944. En 1948 obtuvo un doctorado en Filosofía en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica).

Fue rector de seminario jesuita de Chile y de varios colegios en el país. También fue profesor en la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y en la Universidad del Norte, de la que también fue rector.

Ha realizado exorcismos y desde 1975 se ha dedicado a dar retiros y cursos de espiritualidad en Chile y el extranjero.

Fue además iniciador de la Renovación Carismática en Chile durante la década de 1970.



Monday, February 5, 2018

Los Jesuitas controlan la Banca española


Arucas Blog Revista Digital



DEC
21




20 ene 13. Esta actual 'Crisis Económica y Financiera Mundial' ha sido artificialmente creada por los Bancos controlados por los Jesuitas (además de los Bancos Centrales ideados por el Jesuita Marx e implementados y controlados por la Orden también). Bancos tales como Bank of America, Goldman Sachs, JP Morgan, Bankia, BBVA, etcétera, etcétera, todos estos brindaron la excusa para la implementación por parte de los estados mundiales, también bajo la pesada bota Jesuita, (como EE.UU. y España), de cargar el peso de la deuda sobre el pueblo con una mano, mientras que con la otra hacer llover dinero sobre los culpables de ésta crisis: los Satanistas encabezados por la Orden de los Jesuitas, la Propaganda Due, y el resto de las moscas de Beelzebub.

Bankia ejecuta más del 80% de los desahucios en Madrid

Rodrigo Rato

Rodrigo Rato, nacido en 1949, es hijo de dos riquísimas familias de Asturias, encarnadas por su padre, Ramón Rato, y su madre, Aurora Figaredo. Su padre fue uno de los grandes banqueros de España (El País, 8 de mayo de 2012). Formado por los jesuitas, realizará sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid y en Berkeley. A los 30 años ingresa en Alianza Popular (AP), de la que se convertirá en dirigente, y después en el Partido Popular (PP), formación unificada y creada por el franquista Manuel Fraga. (Fuente)

Tras estudiar con los Jesuitas de Chamartín y comenzar la universidad en el ICADE, se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid en 1971, obtuvo un máster en Administración de Empresas por la Universidad de Berkeley (California) tres años más tarde y, ya siendo Ministro de Economía de España, se doctoró en 2003 en Economía Política por la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense de Madrid. (Fuente)

Rato abandona Bankia el mismo día que Rajoy ha admitido que está dispuesto a rescatar los bancos con dinero público y que 'Expansión' publica que el Gobierno planea inyectar 7.000 millones de euros de ayuda pública en Bankia, 'atrapado' con unos créditos vinculados al 'ladrillo' por 37.500 millones de euros.

José Ignacio Goirigolzarri

Su sucesor, Goirigolzarri, abandonó el cargo de consejero delegado en BBVA en 2009 con una pensión de más de 50 millones de euros. Goirgolzarri es otro discípulo de los jesuitas. Por tanto, el BBVA está controlado por La Orden. (Fuente)

Emilio Botín

Emilio Botín, Jefe del Banco Santander (cuyo símbolo es la SS [Shutzstaffel, o Santa Sede]), fue educado por los Jesuitas en el colegio de la Inmaculada de Gijón, y en la Universidad de Deusto. También el BBVA, Bankia, Banco Financiero y de Ahorros, Caja Madrid, Bancaja, etc, todos controlados por los Jesuitas! (Fuente)

Saturday, February 3, 2018

Óscar Contardo: “Los jesuitas han encubierto abusos”


Autor: Ignacio Bazán

Actualizado: 03 Feb 2018





Hace tres años que el periodista Óscar Contardo prepara un libro sobre abusos cometidos por representantes de la Iglesia. En su investigación se encontró con varios casos dentro de los jesuitas que, acusa, han sido tapados. “Hay una tremenda hipocresía de muchos sacerdotes de hacer de Karadima un chivo expiatorio para hacer parecer que su mundo está limpio”, dice.


El periodista y escritor Óscar Contardo lleva tres años trabajando en un libro sobre abusos dentro de la Iglesia y ha sido uno de los protagonistas en el reciente destape de las denuncias a sacerdotes jesuitas, en particular del caso del sacerdote Jaime Guzmán Astaburuaga. “Sólo se ha empezado a hablar de esto después del comunicado de los jesuitas del 22 de enero en que decían que el cura Guzmán había sido condenado por abuso”, dice Contardo.

Su tesis y una de las razones por las que ha preferido hablar antes de que estas historias se incluyan en su libro, tiene que ver con que “a los jesuitas se les mide con otra vara”.

La investigación de Contardo parte con una historia central que es la historia de un cura salesiano. Fue así como se metió en el tema de las denuncias canónicas: cómo se comportaban las congregaciones o el Arzobispado ante denuncias de este tipo. Y así fue como llegó a los jesuitas. Antes de Jaime Guzmán, Contardo tomó el caso de las denuncias sobre Eugenio Valenzuela, un ex provincial de los jesuitas, que fue denunciado por tres hombres. “La solución a esas denuncias fue muy ambigua”, dice.

El también columnista de Reportajes relata que se juntó a hablar con los tres acusadores de Valenzuela. “Así me enteré que la Compañía de Jesús había dilatado en más de dos años las primeras denuncias. Este es el mismo modus operandi, lo mismo que pasa en cualquier otra congregación. A mí me sorprendía la manera en que se trataba de otra forma a los jesuitas, y la manera en que los sacerdotes jesuitas más populares y con más tribuna en la televisión y en los medios, pontificaban sobre los otros”.

¿Te consta que los tres acusadores de Valenzuela hayan querido hablar públicamente de estos hechos?

Hay uno que fue público, el primero. Los otros dos no. El primero fue un sacerdote jesuita que denunció a Eugenio Valenzuela, pero como éste era el provincial, el mismo denunciado, designó a su investigador. Y su investigador fue un amigo que había sido su director espiritual. Esa persona, en lugar de investigar, maltrató insistentemente al denunciante hasta que le hizo cambiar la figura de la denuncia.

¿Cómo cambió esa figura?

De abuso sexual a abuso efectivo. Cuando haces una denuncia canónica ellos no te dan nada, ninguna prueba o documento de que denunciaron. Tampoco les dan un plazo o un documento después de la sentencia. En estos tres casos, los jesuitas se comportaron como todas las otras congregaciones. A partir de esas denuncias di con la condena del cura Guzmán, que era una condena que se había mantenido secreta. Según ellos, porque no les creo, fue porque una de las víctimas había querido que se mantuviera secreto. Pero no era necesario identificar a esa persona para difundir en la comunidad que este señor Jaime Guzmán, que por décadas había trabajado con niños y jóvenes, había abusado de niños y adolescentes. Después aparece otro denunciante, quien dice que nunca pidió que esto fuera secreto. Como todo eso es interno, es secreto. Y la gente no habla porque no saben que otros han denunciado, porque tienen miedo. ¿Y por qué tienen miedo? Por el poder que tienen los jesuitas.

¿Por qué hubo silencio por tantos años en un colegio como el San Ignacio?

Por poder y por contactos, básicamente. Mucha gente que sabía esto dentro del San Ignacio no quería contarlo. Primero, por miedo a la sanción que iba a tener del resto y después por cuidar a la institución porque hay una fuerte idea de que la institución está por sobre las personas. Eso me parece alarmante porque significa un desdén por el sufrimiento ajeno.

Ahí entra lo que dice Sebastián Errázuriz, el artista y ex alumno del colegio, quien dice que hace 17 años le hizo saber de esto al padre Fernando Montes y no hizo nada…

Sí. Por eso lo digo en la radio porque vi a Fernando Montes pontificando en cuanto al encubrimiento de Karadima cuando en los jesuitas ha pasado lo mismo. Vuelvo al tema del encubrimiento. Cuando pasó lo de Eugenio Valenzuela, el cura Montes fue invitado por lo menos tres veces a TVN y jamás se le preguntó de esto. Berríos estuvo invitado cuatro veces a TVN e incluso había huelga en el Hogar de Cristo y no le preguntaron ni de la huelga ni de los abusos dentro de los jesuitas. Eso es encubrimiento. Hay hipocresía de muchas sacerdotes de hacer de Karadima un chivo expiatorio para hacer parecer que su mundo está limpio. Y eso no es así. Están dando una imagen equivocada a la opinión pública.


Sunday, January 14, 2018

El Papa se encontrará con víctimas de dictadura en Chile


13 enero, 2018






El Papa se encontrará con víctimas de dictadura en Chile

El Papa Francisco se reunirá con dos víctimas de la dictadura militar de Chile durante su próximo viaje, y no descarta un encuentro privado con víctimas de abuso sexual clerical, dijo el Vaticano el jueves. El vocero Greg Burke hizo los comentarios al anunciar los detalles del viaje del 15 al 21 de enero a Chile y Perú, el viaje número 22 de Francisco y el sexto a su continente natal, Sudamérica.

El encuentro con dos víctimas del régimen de Pinochet 1973-1990 tendrá lugar el 18 de enero en la ciudad norteña de Iquique. Burke no dio más detalles que decir que le darían una carta a Francis.

También se le preguntó a Burke si Francisco se reuniría con víctimas de abuso. Burke dijo que no se planificó una reunión “pero eso no significa que sea imposible” y agregó que tales reuniones son mejores cuando se realizan en privado. Dijo que era “claramente un tema importante” en Chile, donde el escándalo ha dañado seriamente la credibilidad de la Iglesia Católica.

Justo esta semana, la base de datos en línea www.BishopAccountability.org dijo que había encontrado a 78 sacerdotes o miembros de órdenes religiosas acusados ​​o condenados de manera creíble por abuso contra menores. Francisco en el pasado se ha encontrado en encuentros previamente no anunciados con víctimas de abuso en el Vaticano y en los Estados Unidos, pero su historial en el cumplimiento de su “tolerancia cero” al abuso ha sido cuestionado por los sobrevivientes.
Experiencia de un suramericano

Si bien Francisco nunca tuvo que lidiar con la crisis de abuso en su Argentina natal, está íntimamente familiarizado con la experiencia de la región con las dictaduras militares de los años setenta y ochenta. El primer papa latinoamericano de la historia estuvo a cargo de los jesuitas argentinos durante la “guerra sucia”, cuando miles de supuestos izquierdistas fueron asesinados o “desaparecieron” a manos de la junta militar argentina.

En el vecino Chile, después de un golpe sangriento que llevó al general Augusto Pinochet al poder, alrededor de 40,000 personas fueron asesinadas, torturadas o encarceladas por razones políticas. El gobierno estima que 3,095 fueron asesinados, incluyendo aproximadamente 1,200 que fueron desaparecidos por la fuerza.

Francisco estudió en Chile en 1960 durante su noviciado con los jesuitas, y cuenta con algunos de sus clérigos como amigos cercanos y consejeros. El objetivo de Francisco de visitar Chile y Perú es destacar la difícil situación de los pueblos indígenas y el delicado ecosistema amazónico.

De acuerdo con sus preocupaciones ecológicas, viajará por los dos países en popemobiles usados, en lugar de tener nuevos equipos equipados, como es la norma. En Chile, los tres popemobiles en los que viajará se usaron por primera vez durante sus viajes a los Estados Unidos y Bolivia en 2015, mientras que sus popemobiles peruanos fueron enviados desde Colombia después de su viaje al país el año pasado, dijo Burke.




Misterio Bergoglio. Por qué el general de los jesuitas no lo quería obispo


Sandro Magister

5 enero, 2018



Está por llegar un nuevo libro sobre el papa Francisco que ya suscita discusiones, mucho antes de su salida a la venta, anunciada para el 26 de febrero:

> Lost Shepherd: How Pope Francis is Misleading His Flock


El título suena decididamente crítico, pero no por prejuicio. El autor del libro, Philip Lawler, es en Estados Unidos una firma católica entre las más respetadas y equilibradas. Ha sido director de “Catholic World Report“, la revista de Ignatius Press, la editorial fundada por el jesuita Joseph Fessio, discípulo de Joseph Ratzinger. Hoy dirige “Catholic World News“. Nació y creció en Boston. Está casado y es padre de siete hijos.

En la etapa inicial del pontificado de Francisco, Lawler no ha dejado de apreciar las novedades. Pero ahora, justamente, ha llegado a ver en él al “pastor desconcertado” de una grey que está a la deriva.

Y ha madurado este juicio crítico sobre Jorge Mario Bergoglio papa, también gracias a una revisión cuidadosa del Bergoglio jesuita y obispo en Argentina.

Que es exactamente lo que han hecho también otros biógrafos del actual Papa, tanto los favorables como los contrarios a él: reconstruir su recorrido argentino, para extraer de allí una mayor comprensión de su obrar como Papa.

*

Un ejemplo llamativo de esta revisión de la fase argentina de Bergoglio está en el último de los libros publicados hasta ahora sobre el: “Il papa dittatore” [El Papa dictador], difundido en forma de e-book en italiano y en inglésdesde fines del pasado otoño, de autor anónimo, muy probablemente angloparlante, que se oculta bajo el seudónimo de Marcantonio Colonna.

Uno de los pasajes de “Il papa dittatore” que suscitó más sensación es aquél en el que el autor levanta el velo sobre el juicio respecto a Bergoglio escrito en 1991 por el superior general de la Compañía de Jesús, el holandés Peter Hans Kolvenbach (1928-2016), en el curso de las consultas secretas a favor o en contra del nombramiento del mismo Bergoglio como obispo auxiliar de Buenos Aires.

Escribe el seudo Marcantonio Colonna:

“El texto del informe jamás se hizo público, pero el siguiente estado de la situación fue dado a conocer por un sacerdote que tuvo acceso al informe antes que desapareciera del archivo de los jesuitas. El padre Kolvenbach acusaba a Bergoglio de una serie de defectos, que van desde el uso habitual de un lenguaje vulgar hasta la falsedad, a la desobediencia escondida bajo la máscara de la humildad y a la falta de equilibrio psicológico. En la perspectiva de su idoneidad como futuro obispo, el informe resaltaba que como provincial había sido una persona que sembró divisiones en su Orden”.

Demasiado poco y demasiado vago. Pero es indudable la existencia de un juicio sobre Bergoglio pedido por las autoridades vaticanas a Kolvenbach en vista de su nombramiento como obispo.

Así como es indudable la fuerte fricción que había entre el entonces simple jesuita y sus superiores de la Compañía de Jesús, tanto en Argentina como en Roma.

Sobre esta fricción proporcionan informaciones abundantes, sólidas y convergentes otras biografías de Bergoglio, no sospechables de hostilidad preconcebida, porque fueron escritas por autores muy próximos a él o incluso fueron revisadas por él en el transcurso de su redacción.

Es este último el caso, en particular, del volumen “Aquel Francisco“, escrito por los argentinos Javier Cámara y Sebastián Pfaffen con la supervisión del Papa, dedicado precisamente a los años de mayor aislamiento de Bergoglio dentro de la Compañía de Jesús.

En ese volumen no se silencia que sus adversarios jesuitas llegaron directamente a hacer circular el rumor que Bergoglio había sido enviado al exilio en Córdoba, “porque estaba enfermo, loco”.

Pero se silencia totalmente el juicio contrario a su nombramiento como obispo, escrito por el general de los jesuitas, Kolvenbach, cuyo nombre no aparece ni siquiera una sola vez en las más de 300 páginas del libro.

Y no hay noticias del informe Kolvenbach ni siquiera en la que hasta ahora es la biografía de Bergoglio más “amiga” y exhaustiva, escrita por el inglés Austen Ivereigh:

> The Great Reformer. Francis and the Making of a Radical Pope

Pero sobre el origen y sobre el contexto de ese juicio negativo de Kolvenbach las informaciones dadas por Ivereigh/Bergoglio son numerosas y preciosas. Y merecen ser retomadas aquí.

*

A sus roces con los hermanos argentinos el mismo Bergoglio hizo referencia en la entrevista publicada en “La Civiltà Cattolica” y en otras revistas de la Compañía de Jesús, poco después de su elevación al papado:

“Mi modo autoritario y rápido de tomar decisiones me ha llevado a tener problemas graves y a ser acusado de ser ultraconservador. Pero jamás he sido de derecha”.

En Argentina, en efecto, los que guiaron la campaña contra Bergoglio fueron los jesuitas del Centro de Investigación y Acción Social (CIAS), “en su mayoría pertenecientes – advierte Ivereigh – a la alta burguesía y al ambiente académico” iluminista y progresista, irritados por el éxito de ese jesuita “proveniente de la clase baja y sin ni siquiera un doctorado en teología”, que “privilegiaba la religiosidad popular desatendiendo los centros de investigación”: un tipo de religiosidad “muy próxima a la gente, a los pobres”, pero a su juicio “más peronista que moderna”.

No fue suficiente, para tranquilizarlos, que Bergoglio dejase de ser provincial de los jesuitas argentinos en 1979, pues su liderazgo sobre una fracción consistente de la Compañía no disminuyó en nada. Mas aun, escribe Ivereigh, “tenía más influencia ahora que toda la que había tenido como provincial”.

Pero precisamente por esto sus adversarios estaban cada vez más intolerantes. Las críticas del CIAS y de otros llegaron a Roma, a la curia generalicia de la Compañía de Jesús, donde también el asistente para América Latina, José Fernández Castañeda, era hostil a Bergoglio, y evidentemente convencieron al nuevo superior general Kolvenbach. Quien, en efecto, en 1986, al momento de elegir al nuevo jefe de la provincia argentina, nombró justamente al candidato del CIAS, Víctor Zorzín, quien inmediatamente puso como su mano derecha “a uno de los más feroces críticos de Bergoglio”, el padre Ignacio García-Mata, que lo sucederá.

Siguió a ello una limpieza que Ivereigh compara con el “desencuentro entre peronistas y antiperonistas” de la Argentina en los años 50´, con la diferencia que ahora “los ‘gorilas’, los antiperonistas fanáticos, estaban con el CIAS, mientras que el ‘pueblo’ estaba con Bergoglio y sus partidarios”. En síntesis: “una limpieza radical, en la que se revocaba absolutamente todo lo que estaba asociado con el régimen depuesto”.

¿Y Bergoglio? En mayo de ese mismo 1986, en acuerdo con el nuevo provincial, Zorzín, emigró a Alemania, formalmente para un doctorado sobre Romano Guardini. Pero en diciembre de ese mismo año ya estaba de vuelta en su patria, para alegría de sus todavía numerosos seguidores. Quienes en efecto lograron elegirlo precisamente a él como procurador de la provincia argentina para una cumbre celebrada justamente en la curia generalicia de Roma en setiembre de 1987.

Al año siguiente fue Kolvenbach quien se llegó a Argentina, para un encuentro con los provinciales del continente. Pero evitó encontrarse con Bergoglio, aunque éste se alojaba a pocos pasos de aquél. Escribe Ivereigh: “En los siguientes dos años la provincia se partió cada vez más profundamente” y Bergoglio “fue acusado en forma cada vez más insistente de fomentar ese desencuentro”. Cita una frase verbal de las reuniones de los consultores del provincial: “En cada encuentro hablábamos de él. Era una preocupación constante decidir qué debíamos hacer con este hombre”.

En 1990 enviaron a Bergoglio al exilio en Córdoba, sin ningún cargo, y mandaron al exterior a sus hermanos más cercanos a él. Pero poco después se produjo el milagro. El arzobispo de Buenos Aires, Antonio Quarracino, pidió a Roma tener precisamente a Bergoglio como obispo auxiliar. Y lo logró.

Ivereigh no dice una sola palabra. Pero es aquí, en las consultas secretas que preceden al nombramiento de cada nuevo obispo, que el superior general de los jesuitas, Kolvenbach, puso por escrito su juicio negativo sobre el nombramiento de Bergoglio. Pero no fue escuchado. Sin embargo, hay un episodio, inmediatamente después de la consagración de Bergoglio como obispo, en el verano de 1992, que muestra cuan áspero seguía siendo el desacuerdo entre los dos.

Mientras esperaba que se estableciera cuál iba a ser su nuevo hogar, Bergoglio se hospedó en la casa de la curia jesuita de Buenos Aires, en la que en el ínterin había llegado a ser provincial su archienemigo García-Mata.


Sunday, December 31, 2017

"Espero que la visita sea un aire fresco para una Iglesia ensimismada"




Eduardo Silva, S.J., rector de la universidad Alberto Hurtado:


domingo, 31 de diciembre de 2017

Mariela Herrera Muzio
Reportajes
El Mercurio

El sacerdote jesuita destaca que Francisco rompió muchos estereotipos. "Ya no es la figura del Papa infalible". Y explica por qué la Iglesia es distinta a la que recibió a Juan Pablo II, en 1987. "Hoy está desacreditada, alicaída, a la defensiva".

Mientras en los patios de Almirante Barroso número 10 los jóvenes se acercan a los mesones de la Feria de la Postulación, en el segundo piso de la casona que alberga las oficinas centrales de la Universidad Alberto Hurtado, su rector, el sacerdote jesuita Eduardo Silva, reflexiona sobre el Chile y la Iglesia que recibirán al Papa Francisco, integrante también de la Compañía.

"Es alguien de nuestra tradición, bebemos del mismo pozo", dice con algo de satisfacción, aunque advierte que los jesuitas "somos muy distintos unos de otros"

-Se supone a él más conservador que los jesuitas chilenos, que son más progresistas...

-Como arzobispo de Buenos Aires, él fue progresista. Su preocupación eran las poblaciones marginales del gran Buenos Aires, apoyó mucho a los curas villeros. En general, la Iglesia argentina es muy social, es peronista. Tienen un interés más social que en lo político y la Iglesia chilena es más política. El primer viaje que él hizo fue a Lampedusa, donde llegan los refugiados de África a Europa. Visita cárceles... Creo que está muy por delante de nosotros en materia social. Y, como se dice, "no se hacen tortillas sin quebrar huevos"; él ha quebrado muchos huevos. Lo más interesante es que ya no es la figura del Papa infalible, que habla siempre como en dogma. Él se equivoca, a veces dice tonteras como cualquier ser humano. Él se atreve.

-Para algunos llamó la atención el viaje del padre Fernando Montes al Vaticano, invitado por el gobierno de Chile. ¿Fue a hacer lobby previo a la visita?

-La curia con que le tocó hablar a Fernando Montes conocía a Chile de memoria. Hace muy poco fue la visita Ad Limina, donde todos los obispos chilenos se reunieron con el Papa y ellos llegaron consoladísimos, contentos. Espero que la visita del Papa sea una especie de aire fresco, de aire vivo a una Iglesia que está desacreditada, golpeada, ensimismada.

"Quienes apuntábamos con el dedo por las conductas sexuales de los chilenos teníamos tejado de vidrio"

-En el año 87 había una efervescencia por la venida de Juan Pablo II que no se ve ahora. ¿Se debe a la situación política del país o al estado de la Iglesia Católica?

-Juan Pablo visitó un país y una Iglesia totalmente distintos a los que visitará Francisco. En el 87, el país estaba saliendo del túnel de la dictadura hacia la democracia. Hoy estamos al descampado, en una suerte de tratar de apropiarnos de esta globalización del capital y del individualismo, intentando ver cómo transformamos el modelo de desarrollo. Es interesante que, mientras Fernando Atria dice que hay que transformar el modelo para suprimirlo, Harald Beyer dice que hay que transformar el modelo para consolidarlo. Pero lo que ambos quieren es transformar el modelo para hacerlo más humano, con mejores pensiones, con mejor educación, más igualdad, mejor salud.

-¿Es otra Iglesia la que recibe al Papa?

-Sí, la de esos años era una Iglesia prestigiada que había sabido ponerse en el lugar que le corresponde, con las víctimas de los Derechos Humanos, ser voz de los sin voz. Y hoy tenemos una Iglesia desacreditada, un poco alicaída, a la defensiva y creo que eso tiene una cierta explicación. Un ejemplo: cuando en 1991 Aylwin dice que las tareas son recuperar la democracia, verdad y justicia en DD.HH., crecimiento con equidad, ese mismo año el cardenal Oviedo manda una carta sobre la crisis moral, la permisividad sexual. Y estuvimos 10 años luchando por que no hubiera divorcio, luchando contra las Jocas, contra los preservativos, contra la píldora del día después y ahora luchando contra las uniones de homosexuales. Pasamos del catolicismo social al catolicismo sexual, pero lamentablemente terminó en tragedia, porque quienes apuntábamos con el dedo por las conductas sexuales de los chilenos teníamos tejado de vidrio y acusaciones de abusos sexuales, y una negligencia al tratarlas que ha hecho que estemos muy desacreditados. Hemos perdido credibilidad, tenemos que recuperar la confianza.

"Que se equivoque, que diga desatinos, me parece fantástico"

-¿Ahora cambió esa mirada de la Iglesia centrado en lo sexual y pasó a lo social?

-Por cada 10 palabras que la Iglesia dice en materia social, basta que haya una que tiene que ver con lo sexual para que en los medios prevalezca esa. Pero mi sensación es que Francisco nos va a levantar la mirada, va a ponerla fuera de la Iglesia, que es donde debe estar siempre. La mirada en las cárceles, en los migrantes, en el pueblo mapuche, en los excluidos, en los problemas ecológicos y socioambientales. Nos va a hacer sacar la mirada del ombligo y ponerla en las preocupaciones de otros.

-¿Y hará que sean más autocríticos de lo que pasa adentro? ¿Más duros con los casos de abusos?

-No hemos hecho suficiente autocrítica. No hemos pedido todo el perdón que debemos pedir. Es complicado, pero el Papa nos va a reformar. Fue elegido, entre otros motivos, para la reforma de la curia, y la semana pasada, con ironía, dijo que hacer la reforma en Roma -y uno podría decir una reforma de la Iglesia en cualquier parte- es como limpiar la esfinge de Egipto con un cepillo de dientes.

-Hoy se habla incluso del peligro de un cisma en la Iglesia. ¿Se debe a la oposición que encuentra en esa curia?

-Hay algunos cardenales que se molestan por las cosas que dice. No están habituados a su forma de ser, de hablar... ¡si es argentino, porteño! Habrá algunos que aleguen. Pero si su palabra no es infalible podemos no estar de acuerdo con todo lo que dice. Tener cierta opinión pública en la Iglesia no le hace mal a nadie. ¿Que haya gente que no le guste el Papa? Me parece razonable, ¿por qué tiene que gustarnos a todos? Es el obispo de Roma, el punto de referencia que une a los obispos, no es el obispo de los obispos. Que se equivoque, que diga desatinos, me parece fantástico.

-Acá se ha dado el debate de si debe ser una visita netamente pastoral o que "venga a hacer ruido"...

-Él hace ruido donde va. Ahora, es raro que la concepción de lo pastoral sea como algo propio de la Iglesia, eso es lo que nos tiene encerrados en el ensimismamiento. Yo recuerdo el año 91, cuando llegué a Cerro Navia: la sensación era como si la defensa de los Derechos Humanos fuera algo externo de la Iglesia y había que preocuparse ahora de la liturgia, ¡como si la fe cristiana no tuviera que ver con estar del lado de las víctimas! Nada es ajeno al cristianismo ni a la Iglesia, es muy raro que "lo pastoral" sean las cosas de adentro cuando, en realidad, son las cosas de afuera.

Bolivia: "Creo que será la única cosa en la que el Papa va a ser prudente"

-Existe expectación por lo que ocurra en la IX Región. ¿La nulidad de la sentencia del caso Luchsinger afectará la visita del Papa a La Araucanía, donde puede estar más polarizada la situación?

-La violencia y la agresión no son compatibles ni con el cristianismo ni con la vida en democracia. La violencia es usada por pequeños grupos. No es el camino y debe haber Estado de Derecho. Justamente el caso Luchsinger está en manos de la justicia, se está buscando una sentencia justa. Esto, lejos de polarizar, es garantía del derecho que todos tenemos a ser respetados, independientemente de nuestro origen étnico. Implica también confianza en el funcionamiento de las instituciones. El mensaje de Francisco va en la línea de respetar la vida y asegurar la correcta aplicación de la justicia.

El Club Bilderberg no son los Amos del Mundo - Jorge Guerra

Saturday, December 30, 2017

Tras un largo silencio, reapareció el Subcomandante Marcos













29 diciembre de 2017
|
México



A días de cumplirse el 24 aniversario de la rebelión indígena en Chapas, el líder guerrillero criticó la Ley de Seguridad Interior impulsada por Peña Nieto.





Por: Télam

El subcomandante Galeano (antes autodenominado Marcos), que sigue siendo una figura influyente en el movimiento zapatista alzado en armas el 1 de enero de 1994, en el sudeste del país, reapareció públicamente para criticar la Ley de Seguridad Interior.

Galeano señaló que la ley recién promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto tiene como objetivo legitimar al "grupo armado del tricolor", en referencia al Ejército y al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que usa en su emblema los tres colores de la bandera nacional (verde, blanco y rojo).

A juicio de la oposición y grupos civiles, la norma pretende "militarizar al país" y darle cobertura a las Fuerzas Armadas para evitar que sean enjuiciadas a futuro por graves abusos contra los derechos humanos.

La ley ha sido publicada pero Peña dijo que no se pondrá en vigencia hasta que la Suprema Corte se pronuncie sobre varias demandas de constitucionalidad que serán interpuestas, entre otros, por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), reseñó la agencia de noticias Ansa.

El misterioso profesor de filosofía, de 60 años, educado en escuelas jesuitas, y quien según los servicios de inteligencia del gobierno se llama en realidad Sebastián Guillén Vicente, abandonó su ostracismo de varios meses, cuando está a punto de cumplirse el 24 aniversario de la insurrección indígena en el estado de Chiapas.

Actualmente hay una tregua no declarada entre el Ejército y los zapatistas, a quienes en cambio se les permitió instaurar zonas autónomas conforme a las leyes ancestrales indígenas, después de que fracasara un intento de diálogo entre las partes y que una reforma de derechos y cultura indígenas promovida por el Congreso fuera rechazada por los insurrectos.

Galeano difundió un largo comunicado en el cual señaló que en México hay "una banda de criminales sostenida por un grupo armado que se amparará en la Ley de Seguridad Interior".

"Al PRI no le basta la corrupción rampante, la ineficacia administrativa, la torpeza diplomática, la frivolidad como estilo de gobierno. No. El PRI necesita siempre un crimen aterrador que lo mantenga en los parámetros que le dan identidad, color, vocación y proyecto", señaló.

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) anunció su participación como fuerza política en las presidenciales de 2018, por la vía independiente.

Quien busca postularse es la médica María de Jesús Patricio, quien actualmente se encuentra en campaña para recaudar los apoyos suficientes (al menos de cerca de 900.000 personas) para obtener la candidatura.

El dirigente acusó al PRI de ser el "principal responsable de la sangre que anega a todo el país con el asesinato de niños, hombres y mujeres que al salir de su casa se preguntan si volverán".

Galeano se refirió el escenario de violencia y muerte que sufre el país, que supera los 235.000 muertos y los 30.000 desaparecidos, desde que el gobierno lanzó en diciembre de 2006 la guerra contra las bandas criminales, con apoyo de las Fuerzas Armadas.

Para este fin de año se espera que el EZLN festeje el 24 aniversario del levantamiento zapatista en los 5 territorios autónomos que se encuentran en sus baluartes del nororiente del estado de Chiapas, como cada aniversario.