Sunday, August 25, 2019

El jefe de los jesuitas insiste en negar la existencia del diablo



La Asociación Internacional de Exorcistas advierte que las afirmaciones de Sosa son graves y confuses


Pablo Santos - 24 Ago 2019 - 11:44 CEST



Archivado en: Cultura | Religión | Vaticano

Más información







Francisco reivindica el legado de Arrupe: "Sin libertad no se puede ser jesuita"


Fuera del magisterio. El superior general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa Abascal, afirmó en una entrevista publicada el 21 de agosto de 2019 que «el diablo existe como una realidad simbólica» y «no como una realidad personal».

Al jefe de los jesuitas se le preguntó «¿el diablo existe?», a lo que respondió que «en diversos modos». «Se necesita comprender los elementos culturales para referirse a este personaje. En el lenguaje de San Ignacio es el espíritu maligno que te lleva a hacer las cosas que van contra el espíritu de Dios. Existe como mal personificado en diversas estructuras pero no en las personas, porque no es una persona, es una manera de ejecutar el mal», detalló.

«No es una persona como la persona humana. Es una manera del mal de estar presente en la vida humana. El bien y el mal están en lucha permanente en la conciencia humana, y tenemos los modos para indicarlos. Reconocemos a Dios como bueno, enteramente bueno. Los símbolos son parte de la realidad, y el diablo existe como realidad simbólica, no como realidad personal», explicó el religioso.

El superior general de la Compañía de Jesús reiteró de esta manera sus declaraciones de mayo de 2017, cuando dijo a un diario español que «hemos hecho figuras simbólicas, como el diablo, para expresar el mal».

«Desde mi punto de vista, el mal forma parte del misterio de la libertad. Si el ser humano es libre, puede elegir entre el bien y el mal. Los cristianos creemos que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto Dios es libre, pero Dios siempre elige hacer el bien porque es todo bondad. Hemos hecho figuras simbólicas, como el diablo, para expresar el mal. Los condicionamientos sociales también representan esa figura, ya que hay gente que actúa así porque está en un entorno donde es muy difícil hacer lo contrario», expresó entonces el sacerdote de origen venezolano.

Estas palabras fueron duramente criticadas y refutadas por expertos como el sacerdote italiano Sante Babolin, conocido como el exorcista de Padua, que recordó a Sosa Abascal que la doctrina de la Iglesia enseña que «el mal no es una abstracción» y que el diablo, Satanás, existe.

Ante estas nuevas declaraciones «graves y confusas», la Asociación Internacional de Exorcistas ha emitido un comunicado. Los exorcistas recuerdan que «el magisterio solemne expresado en el IV Concilio de Letrán sobre los ángeles y los demonios implica una adhesión vinculante de la fe. La posición del padre Sosa, por lo tanto, se coloca fuera del magisterio ordinario y extraordinariamente solemne».

“La existencia real del Demonio, como sujeto personal que piensa y actúa y que ha elegido la rebelión contra Dios, es una verdad de fe que siempre ha sido parte de la doctrina cristiana», reclama la Asociación Internacional de Exorcistas.

Para ello, acude a un documento de la Congregación de la Fe, del 26 de junio de 1975, en el que se reconoce esta verdad teológica: «La declaración se presenta como una afirmación indiscutible de la conciencia cristiana. (…) Pertenece a la regla universal de la fe. Además, esta enseñanza corresponde a toda la tradición de los Padres de la Iglesia y de los Papas».

En el número 319 del Catecismo, la Iglesia católica afirma la existencia del diablo al enseñar que Satanás es «un ángel caído» que tentó a «nuestros primeros padres». «La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios».

Asimismo, el número 395 afirma que «el poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios».

Esta no es la primera vez que el jefe de los jesuitas hace unas declaraciones altamente controvertidas. En febrero de 2017 el padre Arturo Sosa Abascal puso en duda la veracidad de los Evangelios.

En la entrevista publicada el 18 de febrero por un medio italiano, el religioso –al hablar sobre la indisolubilidad del matrimonio– dijo que si bien nadie puede cambiar la palabra de Cristo, se debe reflexionar «sobre lo que verdaderamente dijo Jesús» y ponerlas en contexto, pues «en esa época nadie tenía una grabadora para registrar sus palabras»




Tuesday, August 6, 2019

El Politécnico Loyola (San Cristóbal, Rep. Dom.)

Historia Dominicana en Gráficas

El Politécnico Loyola. Su historia.


El centro de estudios se fundó el 6 de agosto de 1951, por solicitud de los sacerdotes jesuitas Ángel Arias y Luis Gonzales al entonces presidente de la República Rafael Leonidas Trujillo Molina.

La edificación de sus dependencias se construyeron en la década de 1940 y serían destinadas para la creación de la Escuela Modelo de Agricultura, con un costo de RD$681,793.00.

El complejo de lo que sería el Instituto Agrícola Nacional, bajo la dirección del Ing. Puertorriqueño Carlos E. Chardón, se componía de un edificio central de cien metros de fachada, con dos plantas, cuatro edificios menores, también de dos plantas, un amplio comedor, una biblioteca, doce viviendas para profesores con familias y un palacete para el Director del Instituto.

Completaba el conjunto un amplio terreno boscoso para cultivos y deportes, y una moderna granja avícola.

Como la futura escuela que proponía el Padre Arias no se centraría sólo en agricultura, Trujillo le solicitó que sometiera un plan concreto y su correspondiente presupuesto, con la garantía de que su gobierno atendería en seguida su petición.

Así, tiempo después de aquella primera entrevista , el 4 de enero 1952, el Padre Arias presentó un informe más completo sobre lo que podía ser el futuro Instituto Politécnico Loyola apoyándose básicamente en su experiencia en la Habana.

Así el 23 de julio de 1952 año en el que el régimen de Trujillo disfrutaba de una gran bonanza económica, se celebra la firma del contrato entre el Estado Dominicano, representado por el Secretario de Educación, Lic. Joaquín Balaguer Ricardo, y la Compañía de Jesús, representada por los padres Luís González Posada, superior de los jesuitas en la República Dominicana y Ángel Arias, Director del Instituto Politécnico Loyola.

El politécnico fue inaugurado el 28 de octubre de 1952, o sea, hace hoy 65 años.

Cinco años después 1957, el Congreso Nacional mediante la ley 4724 da validez oficial a los títulos otorgados al IPL.

En el año 2008, con el apoyo del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT) se fundó, también bajo la dirección de padres jesuitas la escuela de ingeniería, con el nombre de "Instituto Especializado de Estudios Superiores Loyola". La escuela imparte cuatro menciones de ingeniería: eléctrica, agroempresarial, industrial y redes.

Esta ubicado en la Calle Padre Arias #1, en San Cristóbal.








Wednesday, July 31, 2019

El Servicio Jesuita para los Refugiados renueva su compromiso


Loiola XXI

La Compañía de Jesús ante el problema de los refugiados. Carta del P. General de los jesuitas.

loiolaxxi

2 meses ago


El Servicio Jesuita para los Refugiados renueva su compromiso

2019/15

A TODA A COMPAÑÍA DE JESÚS
Y A LOS QUE COLABORAN EN LA MISIÓN

Queridos amigos en el Señor:

En noviembre del año 2020 se cumplirán 40 años de la fundación, por el Siervo de Dios
Pedro Arrupe, del Servicio Jesuita para los Refugiados. En su carta de 1980 anunciando la puesta en marcha del JRS, decía el P. Arrupe que la situación de los refugiados constituía, en todo el mundo, “un desafío a la Compañía que no podemos ignorar si queremos seguir siendofieles a los criterios que ha señalado San Ignacio para nuestro celo apostólico”1.
La respuesta dada por el JRS ha sido una fuente de gracia para los refugiados y para la misma Compañía, y por eso me complace comunicarles algunos cambios importantes en el JRS que seguirán llevando adelante y haciendo más profunda esa respuesta en el futuro.
El desafío que percibía el P. Arrupe se ha hecho, con los años, más perentorio. El
Organismo de las Naciones Unidas para los refugiados denunciaba el año pasado que 68.5 millones de personas se habían visto forzadas a abandonar sus hogares, el número más alto de que se tiene noticia. De estos, 25.4 millones eran refugiados que huían de sus países en busca de seguridad y protección atravesando fronteras internacionales. La mayoría de los refugiados proceden de los países menos desarrollados del mundo, y la inmensa mayoría de los refugiados son acogidos en naciones cercanas en desarrollo. Cada vez más los refugiados se encuentran
en situaciones de desplazamiento prolongado: 13.4 millones de refugiados viven un exilio que dura ya entre 5 y 37 años.
Esta realidad exige una participación más equitativa a la hora de acoger y apoyar a los
refugiados del mundo. Y, sin embargo, algunos gobiernos de los países ricos del norte de nuestro mundo han desarrollado una política orientada a mantener fuera de sus fronteras a los refugiados; políticas que copian, cada vez más frecuentemente, los propios países en desarrollo.
Nadie puede ignorar que muchos movimientos políticos alimentan el resentimiento contra los refugiados con miras electorales. Los refugiados, que viven una urgente necesidad de recibir
acogida generosa, frecuentemente lo que encuentran es creciente marginación, cuando no violencia. Somos testigos de que los refugiados, necesitados de un lugar de residencia permanente, ven que las oportunidades de reasentarse, en lugar de aumentar, han disminuido
drásticamente en todo el mundo hasta constituir casi la mitad que en años anteriores.
En los difíciles tiempos que vivimos, el JRS, en su misión de acompañar, servir y dar apoyo legal a refugiados, ha recibido nueva inspiración del profético liderazgo del Papa Francisco,

1
“La Compañía y el problema de los refugiados”. Carta de Pedro Arrupe, S.J. a los Superiores Mayores, 14 de
noviembre de 1980.
que insta a la comunidad internacional a dar una respuesta común a los refugiados y migrantes
sintetizándolo en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar. El Papa Francisco
insiste en que lo necesario es una conversión fundamental, un cambio de actitud, “para superar
la indiferencia y [contrarrestar los miedos]”
2
.
Aunque el JRS ha centrado la respuesta coordinada que da la Compañía al tema de lo refugiados, quiero expresar mi agradecimiento a tanto como se ha hecho por los refugiados en la amplia familia jesuítica. Las parroquias, las casas de Ejercicios, los colegios, centros sociales
y universidades, han actuado como centros de acogida, de acción social, de investigación y de incidencia pública, frecuentemente en colaboración con el JRS. Muchas comunidades de jesuitas se han abierto a la acogida de refugiados, solos o con sus familias. Comunidades y
Provincias han sabido también ser generosas dando ayuda económica al JRS o a otros proyectos de apoyo a desplazados forzosos.
La Compañía se ha mantenido fiel a su compromiso con su misión concreta de promover la justicia para con los refugiados. El P. Peter-Hans Kolvenbach, en su envío del 24 de junio del 2000 de promulgación de la nueva Carta y las nuevas Directrices para el JRS, describe así
el encargo que se hace al JRS: “es una gracia y una responsabilidad para todos nosotros” : y añade – citando la Carta de 19 de marzo de 2000 – : “junto a Jesucristo y al servicio de su misión entre los refugiados, el JRS puede ser un verdadero signo del amor de Dios y de reconciliación”

3
.
La Congregación General 35 (CG 35) confirmaba, en 2008, que el servicio a los migrantes,
los refugiados, los desplazados internos y las víctimas de la trata de personas constituía una
preferencia para la Compañía4
. Ocho años después la CG 36 invitaba a la Compañía a dar
respuesta a la llamada de Cristo que nos convoca de nuevo a un ministerio de justicia y de paz,
al servicio de los pobres y los excluidos: “Desde muchas Provincias y Regiones, entre las
diversas formas de sufrimiento, (…) aparecen con mayor consistencia (…) los desplazamientos
de población (refugiados, migrantes y desplazados internos). Ante las actitudes de hostilidad
hacia estas personas, nuestra fe invita a la Compañía a promover dondequiera que sea, una más
generosa cultura de la hospitalidad”5
.
Este amor de la Compañía por los pobres y los excluidos, que se expresa más en hechos
que en palabras, ha vuelto a confirmarse recientemente por medio del proceso de
discernimiento que llevó a la promulgación de las Preferencias Apostólicas Universales, entre
las cuales figura nuestro compromiso “en la atención a los migrantes, desplazados, refugiados,
víctimas de las guerras y del tráfico de personas”
6
. La Compañía ha aceptado como misión
encomendada por la Iglesia, a través del Santo Padre, “seguir contribuyendo a crear las
condiciones para su acogida humana, acompañarlos en su proceso de integración en la sociedad
y promover la defensa de sus derechos”7
.
Para dar respuesta al número sin precedentes de desplazados forzosos en todo el mundo, el
JRS ha tenido que crecer de una manera que era inimaginable en el año 1980. Actualmente el

2 Alocución del Papa Francisco a los participantes en el Foro Internacional para la Migración y la Paz, 21 de
febrero de 2017.
3
“Servicio Jesuita a Refugiados”. Carta de Peter-Hans Kolvenbach, S.J. a toda la Compañía, 24 de junio de 2000.
4 Cf. CG 35, d. 3, 39, V.
5 CG 36, d. 1, 25, a) 26.
6
“Las Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía de Jesús, 2019-2029”. Carta de Arturo Sosa, S.J. a
toda la Compañía, 19 de febrero de 2019.
7
Ibid.
JRS da servicio a 640.000 personas en 53 países; 1 de cada 100 desplazados forzosos del mundo
recibe ayuda o apoyo directo del JRS. Ante tan graves y urgentes necesidades, el JRS ha de
hacer un esfuerzo para desarrollar unos programas y ofrecer una incidencia pública cada vez
más eficientes, para hacer una planificación estratégica en profundidad, para reaccionar con
agilidad ante la novedad de las situaciones y para mejorar su capacidad de administrar
responsablemente los recursos económicos y humanos de que dispone. Este contexto supone
para el JRS la exigencia de reforzar su misión y su identidad como obra de la Compañía de
Jesús y, consecuentemente, revisar algunas de sus estructuras de gobierno.
Siguiendo un proceso de discernimiento estratégico, aprobado inicialmente por mi
predecesor P. Adolfo Nicolás, el JRS ha avanzado de modo significativo en su vocación de ser
signo eficaz del amor y de la reconciliación de Dios:
 El JRS ha elaborado el Marco Estratégico 2019-2023 que establece cuatro áreas
prioritarias que centrarán el acompañamiento que hará a los refugiados en los
próximos cuatro años: promover la reconciliación y la cohesión social; impartir una
educación formal e informal de calidad; elaborar programas innovadores de medios
de subsistencia tendentes a lograr autosuficiencia y sostenibilidad; y promover de
modo efectivo los derechos de los refugiados.
 El JRS se ha embarcado asimismo en un proceso de discernimiento con miras a
una reforma de su estructura organizativa y operativa, procurando ante todo
desarrollar unas oficinas con más conciencia de misión y más fuertemente enraizadas
en cada país, que den vigor a las posibilidades locales y consoliden la subsidiariedad.
 El JRS está iniciando una consulta a toda la Compañía y a sus colaboradores,
haciendo un esfuerzo por delinear detalladamente su visión de un mundo en el que los
refugiados puedan recibir protección, tener acceso a oportunidades y participar
plenamente en el mundo social, político y económico en el que viven.
 Como parte de esta consulta, el JRS desea también abordar, constructiva y
críticamente, las cuestiones de gobierno –a menudo complicadas– y explorar con la
Compañía y con otros colaboradores las ganancias que aportan una misión y una
identidad que se nutren de valores ignacianos y de nuestra tradición espiritual.
Estos esfuerzos han recibido mi aprobación. Aplaudo la voluntad que muestra el JRS para
asumir riesgos y ponerse a remar hacia el mar profundo en un tiempo difícil y lleno de desafíos,
en el que resultaría mucho más fácil mantener unos hábitos de conducta bien conocidos.
Agradezco la generosidad, la entrega y la valentía de los cuadros del JRS y de los bienhechores
que han hecho posible este empeño.
Pido a los miembros de la Compañía y a sus colaboradores, especialmente a los que ocupan
puestos de dirección, que se empeñen en llevar a la práctica la mentalidad de inclusión e
integración de refugiados, y que se impliquen en el reto que afronta el JRS de renovación de
su forma de gobierno de modo que comparta la tradición ignaciana. Todas nuestras
instituciones, sean académicas, educativas, sociales, intelectuales, pastorales o de
espiritualidad, han de compartir la misión del JRS. Todas pueden contribuir al acompañamiento
y al servicio a los refugiados. Pero deseo aún subrayar que, siendo una obra de la Compañía
universal, los Superiores Mayores deben tener en cuenta que el JRS es un ministerio que llevan
miembros de la Compañía, sobre todo cuando algún jesuita emprende el discernimiento sobre
su posible vocación a dedicarse al JRS.
El objetivo último de todos estos esfuerzos puede formularse sencillamente así: expresan
el deseo de renovar la identidad del JRS como obra de la Compañía, ya que comparte con ella
la misión de reconciliación y justicia, y así seguir dedicándose a acompañar, servir y defender
a los refugiados del mundo.
Confío en que el JRS se siga inspirando en la concepción del P. Arrupe cuando pensaba la
Compañía “llamada a prestar a los refugiados un servicio a la vez humano, pedagógico y
espiritual”8
. Me consuela la convicción del P. Kolvenbach de que “nuestro servicio a los
refugiados es un compromiso apostólico de toda la Compañía (…), es una prueba muy real de
nuestra disponibilidad hoy”9
.
El trabajo con los refugiados ofrece a todo el cuerpo apostólico de la Compañía la
oportunidad, honda y privilegiada, de acompañar a la humanidad que sufre: de caminar junto
a los desposeídos buscando con ellos, por medio de la reconciliación, un futuro justo, y
prestando un servicio que no sólo aporta sanación al presente, sino que además genera recursos
y oportunidades de formación humana y espiritual para un futuro mejor.
Refugiados hay en todo el mundo. La exigencia de acompañarlos y servirlos es una
responsabilidad encargada al cuerpo entero de la Compañía y debe resonar con la Compañía
dondequiera estemos presentes.
Este servicio a los refugiados requiere un discernimiento que busque la guía del Espíritu,
y una planificación apostólica que haga uso eficaz de los recursos a nuestra disposición,
humanos y de cualquier otro orden. Nos obliga a ahondar nuestra vocación de colaboradores
en una misión que sólo es posible si unimos nuestras fuerzas. Nos obliga, además, a
perfeccionar nuestra capacidad de trabajar en redes, para elevar la calidad de nuestros recursos,
haciéndonos así más eficaces en nuestro propósito de visibilizar la situación de los refugiados
y emprender acciones que mejoren su integración en los países que los acogen10
.
Solamente si trabajamos unidos el mundo podrá atacar en su raíz las causas del
desplazamiento forzoso y poner fin a un fenómeno que produce enorme sufrimiento a tantas
personas de toda edad y condición.
Pido a Nuestra Señora de la Estrada que guíe nuestros pasos en este caminar con el pueblo
de Dios por la ruta que nos conduce hasta el mismo Jesús, que nos convoca a este servicio.
Arturo Sosa, S.I.
Superior General
Roma, 24 de mayo de 2019
Fiesta de Nuestra Señora de la Estrada.
(Original: inglés)

8
“La Compañía y el problema de los refugiados”. Carta de Pedro Arrupe, S.J. a los Superiores Mayores, 14 de
noviembre de 1980.
9
“Revisión del servicio de la Compañía a los Refugiados”. Carta de Peter-Hans Kolvenbach, S.J. a toda la
Compañía, 14 de febrero de 1990.
10 Cf. GC 36, d. 2, 4-9.

Saturday, July 27, 2019

Papa Francisco visita a jesuitas en Roma a pocos días de importante fiesta





(ACI) El domingo 7 de julio el Papa Francisco visitó de manera privada a los jesuitas en Roma, en vísperas de una importante celebración para la Iglesia y para la congregación en la que hizo su profesión solemne.

“Puedo confirmar que ayer (domingo) el Santo Padre se dirigió de forma privada a la Curia General de los Jesuitas, donde almorzó con el Prepósito General, Padre Arturo Sosa, y con los hermanos de la Compañía de Jesús”, dijo a los periodistas Alessandro Gisotti, director interino de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

“Como es conocido, ya en los años anteriores el Pontífice ha visitado en privado a los hermanos jesuitas en la Curia General al acercarse la fiesta de San Ignacio de Loyola”, agregó.

El Papa Francisco hizo su profesión solemne religiosa el 22 de abril de 1973 en la Orden de los Jesuitas o Compañía de Jesús, a la que ingresó el 11 de marzo de 1958.

Entre 1972 y 1973 fue maestro de novicios en Argentina, en la localidad bonaerense de San Miguel, donde también ejerció como profesor de la Facultad de Teología, consultor provincial de la Orden y Decano del Colegio.

El 31 de julio de ese año fue elegido Provincial de los jesuitas en Argentina. Tenía 37 años.

El 22 de abril es una fecha tradicional en que los jesuitas pronuncian sus votos definitivos tras concluir su formación religiosa, pues ese día, en 1542, San Ignacio de Loyola –fundador de la Compañía de Jesús– y sus primeros compañeros pronunciaron en Roma su profesión solemne después de que el Papa Pablo III aprobase la nueva orden.

La fiesta de San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas se celebra el 31 de julio.

(30)

Artículos Relacionados:
El Papa Francisco cumple 46 años como jesuita
El Papa Francisco cumple 45 años como jesuita
Papa Francisco hace este pedido a María Auxiliadora a pocos días de su fiesta
El Papa Francisco realizará una nueva visita a una parroquia de la Diócesis de Roma




Saturday, June 15, 2019

Papa a jesuitas en Rumania: “la dificultad nunca nos debe bloquear”



 

El encuentro del Papa con los jesuitas en Rumania.


No a la tentación de la indiferencia: se lo pidió el Papa a los jesuitas rumanos durante su reciente viaje apostólico al país. Francisco afirmó que es en la oración y en medio del pueblo de Dios que encuentra consuelo. Y ante las críticas recomendó mansedumbre.


Adriana Masotti - Ciudad del Vaticano

Al Papa Francisco no le gustan los monólogos, lo que le gusta es entrar en contacto con las personas a través de un intercambio de preguntas y respuestas. Lo ha demostrado siempre. La última vez fue en el encuentro que mantuvo con los jesuitas que trabajan en Rumania, durante su reciente viaje apostólico al país del 31 de mayo al 2 de junio pasados. En este encuentro, que tuvo lugar durante su primer día de visita al país entorno a las 8 de la tarde, eran 22 los jesuitas que lo estaban esperando, entre ellos, el padre Gianfranco Matarazzo, provincial de la provincia euro-mediterranea de la Compañía de Jesús, padre Joaquín Barrero, delegado en Rumania, padre Michael Bugeja, y el superior, padre Henryk Urban. "Hagan preguntas… pelota al centro!" comenzó el Papa la conversación: Así describe el padre Antonio Spadaro ese momento de diálogo y comunión en el número de hoy de "La Civiltà Cattolica".
Ante la crítica y la tensión, necesitamos mansedumbre y paciencia

La primera pregunta fue relacionada con los mismos jesuitas, apreciados por muchos, pero en ocasiones también criticados. ¿Cómo comportarse en los momentos difíciles? “Se necesita paciencia” – respondió el Papa – “debemos hacernos cargo de los acontecimientos y circunstancias de la vida" con sus tensiones. “Hay momentos en los que no se puede avanzar mucho y se necesita tener paciencia y dulzura”.

Además, citó por un lado a San Pedro Favre, describiéndolo como el hombre “del diálogo, de la escucha y de la cercanía” y asegurando que debemos “aprender de él”; por otro, narró el ejemplo de padre Lorenzo Ricci, rector general de la Compañía en 1758, quien explicó lo que deben hacer los jesuitas en momentos de tribulaciones: imitar a Jesús, “que delante de las acusaciones, permaneció en silencio”.
¿Cuáles son los consuelos que acompañan al Papa?

La segunda pregunta fue en relación a cuales son los consuelos que acompañan al Papa. “esas en las que el paso del Señor se hace presente” – respondió Francisco – puntualizando que también las encuentra en el pueblo de Dios”, en particular “ con los enfermos y los ancianos y con los jóvenes “que son inquietos y buscan testimonios verdaderos”. Para esta pregunta, el Papa también habló del “sensus fidei” que el pueblo de Dios posee. “¡Deberíais de escuchar las cosas que me dice la gente en las audiencias!”, les exclama el Papa, y les cuenta un diálogo con una anciana de 87 años a la que le pidió: “Señora, rece por mí”, y ella respondió: ”todos los días”. Francisco, bromeando, insistió: “Dígame la verdad: ¿reza por mí o contra mí?”. La inmediata respuesta de la anciana: “Yo rezo por usted. ¡Muchos otros dentro de la Iglesia rezan en contra de usted!”. “La verdadera resistencia – concluye el Santo Padre – no está en el pueblo de Dios”.
La cuestión de la nulidad de los matrimonios

La siguiente pregunta aborda la cuestión de la nulidad de los matrimonios y cómo abordar los procesos que nunca llegan a su fin. Las cortes diocesanas, se dice, no funcionan. Francisco subraya la seriedad del problema y observa cómo las causas de la nulidad pueden ser diferentes, incluso asegura que pueda fallar un matrimonio a veces por la inmadurez de la psicología, o incluso que es preferible la separación entre los cónyuges para los hijos. "El peligro en el que siempre corremos el riesgo de caer es la casuística", afirma y subraya que el gran paso hacia adelante que se dio en el reciente Sínodo sobre la familia fue precisamente ir más allá de la casuística. "El Sínodo - explica - ha hecho un viaje en la moralidad matrimonial, pasando de los casos de escolástica decadente a la verdadera moralidad de Santo Tomás". Justo cuando se habló de la “integración de las personas divorciadas, abriendo posiblemente la posibilidad de los sacramentos", explica el Papa.
El futuro de la Iglesia greco-católica de Rumania

La cuarta pregunta fue en relación a la Iglesia greco-católica que siempre ha tenido un importante papel en Rumania pero que hoy parece estar en decadencia. En este sentido el Papa le recuerda que la Iglesia respira con los pulmones y que el pulmón oriental puede ser ortodoxo o católico”, y continúa: “Hay toda una cultura y una vida pastoral que tiene que ser preservada y custodiada. Pero hoy el uniatismo ya no es el camino. De hecho, diría que hoy no es lícito. Hoy, sin embargo, dice, debe respetar la situación y ayudar a los obispos greco-católicos a trabajar con los fieles".
La indiferencia es una forma de paganismo

Otra pregunta la hizo un jesuita párroco de una localidad en el norte de Rumania, quien le confesó al Papa que una de las cosas que más daño le hace es la indiferencia. Para Francisco, la indiferencia es una de las grande tentaciones de hoy y es la forma más moderna del paganismo, porque en ella “todo está centrado en el yo”. En su respuesta, el Papa describe una foto de periódico italiano L’Osservatore Romano bajo el título “indiferencia” en la que aparece la imagen de una señora bien vestida y una mujer en el suelo pidiendo limosna. Pero la señora elegante no la ve – dice el Papa – “mira para otro lado”. Además, asegura que esta foto ha sugerido la considerada “calma plana”. “según San Ignacio, si en el alma no hay ni consolaciones ni desolaciones no está bien” dice el Santo Padre. “Si nada se mueve, se debe mirar que está pasando – continua – porque vivimos esta indiferencia interior o porque en esa situación hay indiferencia”. Por último, les expresa que esto “le preocupa”: “Me preocupa donde todo es calma plana, donde no se reacciona a la historia, cuando no se ríe y no se llora”. La última palabra del Papa es ánimo; “Las dificultades no deben nunca bloquear. Se debe ir siempre adelante. La paz entonces la encontraremos allí…”.




Wednesday, June 5, 2019

Denunciante de los jesuitas: Fernando Montes es uno de los grandes encubridores



País | Iglesia Católica

Denunciante de los jesuitas: Fernando Montes es uno de los grandes encubridores

Publicado: Martes, 4 de Junio de 2019 | 22:09hrs | 

- Periodista Digital: Cooperativa.cl


"Hay una red de encubrimiento muy grande dentro de la Compañía de Jesús", aseguró Allan Pineda.

Mientras que Helmut Kramer, de la red de sobrevivientes de abuso eclesiástico, afirmó que el abusador "se mantiene porque hay una red que lo protege".



Foto: ATON (Archivo)

"Hay prohibición de hablar, dicen que no saben, y saben y le bajan el perfil", dijo Pineda.


El vocero de los denunciantes de los jesuitas, Allan Pineda, acusó al sacerdote jesuita y ex rector de la Universidad Alberto Hurtado Fernando Montes de ser "uno de los grandes encubridores que hay en Chile" de parte de la Compañía de Jesús.

Tras las investigaciones de una denuncia por abuso sexual de un menor de edad en contra del sacerdote Alejandro Longueira Montes y por la denuncia de abusos sexuales y de poder contra el sacerdote jesuita Renato Poblete, quien falleció en 2010, Pineda afirmó que "sí hay una red de encubrimiento muy grande dentro de la Compañía de Jesús".

En entrevista con "Cadena Nacional" de Vía X, dio cuenta que existe "prohibición de hablar, dicen que no saben y saben o sea tenemos varios casos de sacerdotes que tienen conocimiento de los abusos, le bajan el perfil. Fernando Montes es uno de los grandes encubridores que hay en Chile de parte de los jesuitas".

"El modus operandi de ellos es ir moviéndolos de un lado a otro cuando se sabe de un abuso como un tablero de ajedrez van moviendo las piezas estratégicamente, generalmente no los mantienen instalados en un mismo lugar", denunció Pineda.

Mientras que Helmut Kramer, miembro red de sobrevivientes de abuso eclesiástico y denunciante de abusos del jesuita Leonel Ibacache, apuntó al ex provincial jesuita Juan Ochagavía, quien es indagado por posible encubrimiento de los abusos cometidos por Poblete.

"Juan Ochagavía es otro nombre que se repite, que está también en el caso de Marcela Aranda (denunciante de Poblete) y lo nombra a él como una persona que supo de los abusos. Ella conversó con Ochagavía en su momento sobre los abusos de Renato Poblete y él no hizo nada", aseguró en la entrevista con Vía X.

Y agregó que "denunciantes de Eugenio Valenzuela, ex provincial de la Congregación acá en Chile, también lo nombran como una persona que sabía de estos abusos y que tampoco hizo nada".

"Más allá de los nombres, es esta forma de tratar de protegerse colectivamente (...) El abusador eclesiástico se mantiene en el tiempo porque hay una red que lo protege", sentenció Kramer.


Relacionados





Wednesday, May 29, 2019

“Haber sido católico y jesuita no es ningún pecado”


Dr. Yattenciy Bonilla: “Haber sido católico y jesuita no es ningún pecado”. (entrevista exclusiva)
5 años ago
por Alejandro Villegas





Escrito por Alejandro Villegas




En el marco del Primer Encuentro Interregional de Pastores Evangélicos que reunió más de 130 pastores del norte de Chile, en la ciudad de Copiapó organizado por el CIUPEN (Concilio Interregional de Unidades Pastorales Evangélicas del Norte de Chile). Noticias Cristianas La Verdad Ahora, tuvo la oportunidad de entrevistar brevemente al Dr. Yattenciy Bonilla, éxegeta bíblico, profesor, escritor y Conferencista internacional, fue uno de los expositores del evento con el tema: “BIOÉTICA”.

El Phd. Bonilla no ha estado exento de criticas y acusaciones que lo señalan como ecuménico, por su pasado como ex-sacerdote Jesuita y supuestos vínculos con la iglesia católica y es por ello que quisimos conocer su opinión respecto a estos señalamientos:

Yattenciy Bonilla: “Haber sido católico y haber sido jesuita no es ningún pecado, todos los cristianos tenemos un pasado, algunos han sido alcohólicos, algunos han sido mujeriegos algunos han sido idolatras otros han tenido otro tipo de pecado por eso se llama conversión, y muchos cuestionan mi pasado porque fui jesuita, y hay cristianos que como no me aceptan, esta es la grandeza de la conversión, una persona por qué tiene que cuestionar mi pasado? si me convertí a Cristo, me parece que hay gente que no entendió el concepto de redención, y gente que es como una forma de xenofobia, es una forma de odio hacia ciertos grupos del pasado, eso para mi es incomodo, yo fui parte de un pasado , y ese cual es el problema si ahora soy cristiano. , me parece que es absurdo este tipo de persecución que andan teniendo en contra de mi”.

LVH: ¿No es cuestionable el llamado que usted ha hecho en este seminario para unir fuerzas con la iglesia católica para enfrentar en común el tema del aborto?

Yattenciy Bonilla: “Eso es algo estratégico el hecho de que nos unamos con la iglesia católica, porque la iglesia católica en cuanto a esos temas opinan lo mismo que nosotros…ellos están en contra del aborto, en contra de la eutanasia eugenésica, en contra matrimonio igualitario. Entonces cuando yo digo «unirnos con ellos» no es unirnos en el tema doctrinal, tampoco unirnos en el tema teológico, no, sino unirnos en algo que nos pueda ayudar a combatir un enemigo en común todo un problema de la secularización, del laicismo un problema del Estado que quiere hacer un cambio y aprobar estas leyes, cuando yo digo que nos unamos estratégicamente no de ecumenismo no es una pequeña alianza para unir fuerzas y no dejar que nos afecten a los intereses que nos unen a eso me refiero no a una unidad doctrinal y teológica no eso no porque somos inseparables, pero si ellos tienen el mismo interés de que no se aprueben ciertas leyes que perjudican a la moral cristiana”.

www.laverdadahora.com


«…Hay cristianos que como no me aceptan, esta es la grandeza de la conversión, una persona por qué tiene que cuestionar mi pasado? si me convertí a Cristo»



Entrevista: Alejandro Villegas – laverdadahora.com Fotos: LVA

www.laverdadahora.com


Fuente



Thursday, May 2, 2019

Gobierno celebra día Día del Trabajador con haitianos y Jesuitas

Jesuitas se declaran conmocionados por crudas denuncias,..


Caso Poblete: jesuitas se declaran conmocionados por crudas denuncias, pero no se hacen cargo de manto de protección que operó a favor del ícono de dicha congregación


por El Mostrador

30 abril, 2019




La Compañía de Jesús emitió una declaración tras los sórdidos antecedentes relatados por Marcela Aranda, quien reveló que el ícono de la congregación la llevaba donde otros hombres para que la violaran mientras él miraba y la obligó a abortar tres veces. La teóloga también acusó que la Compañía no hizo nada frente a sus denuncias, dando cuenta del silencio con que operaron en este caso. Los jesuitas no hicieron referencia a este punto y sólo acotaron que hay una investigación en curso, a cargo del abogado laico Waldo Bown, la cual –esperan- “cuente con el tiempo necesario para alcanzar la máxima rigurosidad”. Desde el Ministerio Público se hizo un llamado a Marcela Aranda y a "todas las víctimas" de abusos del exsacerdote a que presenten las denuncias ante la justicia.

Un crudo relato que no dejó a nadie indiferente fue el testimonio de la teóloga Marcela Aranda, en el que contó detalles de la denuncia eclesiástica que realizó a Charles Scicluna, y habló sobre los impactantes abusos de los que fue víctima por parte de Renato Poblete, símbolo de la solidaridad en Chile y rostro del Hogar de Cristo.

Ante esto, desde la Compañía de Jesús reaccionaron, y a través de un comunicado donde no se hacen cargo de la red de protección y el silencio que operó a favor de uno de los íconos de la congregación, dijeron compartir la "tristeza y abatimiento en que nos encontramos como congregación, así como muchos de nuestros colaboradores y la opinión pública".

Artículos Relacionados


29 abril, 2019 
Salen a la luz los sórdidos pecados de Renato Poblete: denunciante hace crudo relato de los abusos de uno de los íconos de los jesuitas 

por El Mostrador


"Los hechos que ella ha denunciado en contra del sacerdote Renato Poblete Barth sj, fallecido en febrero de 2010, son de la máxima gravedad y, por lo mismo, acogemos su dolor y el sufrimiento que ha vivido", sostiene la declaración.

Los jesuitas agregan que desde que la Compañía de Jesús recibió la denuncia, se inició una investigación a cargo del abogado laico Waldo Bown y se comunicó a la opinión pública.

"Deseamos que esta investigación se realice con la mayor celeridad posible. Asimismo, queremos que la investigación cuente con el tiempo necesario para alcanzar la máxima rigurosidad", sostiene la declaración.

La Compañía de Jesús se encuentra en un momento complicado tras las denuncias por abuso en contra de Renato Poblete. Vale resaltar que el pasado 9 de abril, el Gobierno anunció el cambio de nombre del Parque Fluvial Renato Poblete en Quinta Normal, el había sido bautizado en honor al jesuita. 

El testimonio

Aranda relató en Ahora Noticias que los abusos cometidos por el ícono jesuita duraron "un período de 8 años. Ocho años de abuso, martirio y sufrimiento. Me fue despedazando, arrasando, hasta que no quedara nada. Es un abuso de conciencia, poder y sexuales del jesuita Renato Poblete".

La teóloga se armó de valor y recordó los hechos inhumanos por los que tuvo que vivir: "Él comenzó a abusarme sexualmente con mucha violencia. Y me llevaba donde otros hombres para que me violaran y golpearan por turnos mientras él miraba". En esa época, Aranda tenía 19 años, menor de edad para la época. Poblete, cerca de 60.

De acuerdo a su testimonio, los abusos ocurrieron en su oficina del Hogar de Cristo, en su casa, en la casa de Poblete e, incluso, en el auto de él. En una de sus visitas a la casa de Aranda, (Poblete) se sacó una foto con su madre, que desconocía estos sistemáticos abusos.

Además, confesó que Poblete la obligó a abortar tres veces: "Tres niños que nunca pude abrazar, arrasados por un hombre abominable".

Luego de años de abusos, Aranda contó que tomó contacto con el exprovincial jesuita Juan Ochagavía, y le contó todo lo que le estaba pasando. Sin embargo, nunca recibió respuesta.
Abbott llama a las víctimas a denunciar

Ante las graves denuncias, el Fiscal Nacional Jorge Abbott llamó a Marcela Aranda y a "todas las víctimas" de abusos del exsacerdote a que presenten las denuncias ante el Ministerio Público.

"Precisamente ese es un caso en el cual nosotros necesitamos la denuncia de la víctima para poder realizar la investigación (...) nosotros llamamos a esa víctima y todas las víctimas que puedan haber sido objeto de los abusos que se relatan, a acudir al Ministerio Público para poder iniciar las respectivas investigaciones".

"Precisamente ese es un caso en el cual nosotros necesitamos la denuncia de la víctima para poder realizar la investigación", sostuvo Abbott, razón por la que, agregó, "nosotros llamamos a esa víctima y todas las víctimas que puedan haber sido objeto de los abusos que se relatan, a acudir al Ministerio Público para poder iniciar las respectivas investigaciones", comentó Abbott.

"Recibiendo nosotros la denuncia respectiva podríamos investigar y establecer si es que efectivamente podría haber existido el eventual encubrimiento. Para eso necesitamos la denuncia de la víctima", declaró el fiscal.

Respecto a la posibilidad de iniciar una investigación vía oficio, el fiscal aclaró que "en el caso de los abusos sexuales respecto de adultos se requiere la denuncia de la víctima. Es decir, son aquellos delitos denominados de plena instancia particular. No puede el Ministerio Público, frente al conocimiento de un hecho de esa naturaleza, abrir de oficio una investigación porque podría ser más perjudicial para la víctima".