Thursday, October 8, 2009

El poder en la sombra. Compañía de Jesús. Parte I


En la foto: Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús

Cuando estudiaba historia en la escuela, la asignatura me resultaba aburrida, incomprensible, anodina, y, desde luego, jamás, veía ninguna relación entre la historia que nos enseñaban y la vida o el momento histórico que me había tocado vivir a mi.
Eso es probablemente lo más peligroso de enseñar la falsa historia, que a uno le inculcan la errónea idea de que está en este mundo con el máximo grado de civilización visto por el hombre a lo largo de toda su existencia, y donde algunos hechos fundamentales que definen la vida y la existencia son consecuencia “natural” de la evolución histórica y humana.
Hace tiempo que esto empezó a cambiar para mi, entre otras cosas, gracias a libros como el de Eric Jon Phelps, que, como tantos y tantos otros, no he encontrado en castellano, si es que alguna vez fue editado en este idioma.
Aprovecho para decir, que en un futuro no lejano escribiré un largo post sobre la barbarie del negocio editorial en el mundo hispano, cómo se desclasifican y dejar de imprimirse verdaderas joyas y libros imprescindibles, cientos de miles, mientras que el mundo editorial se centra exclusivamente en la novela, como único género literario, los premios literarios para novela, como si el libro fuese ya una equivalencia del género novela. Esto es una barbaridad, es como si en televisión sólo se vieran telenovelas y no hubiera documentales, telediarios, etc. Yo, personalmente, aborrezco la novela y, normalmente, me resulta indiferente qué destino pueda tener tal o cual personaje que ha salido, en última instancia, de la imaginación literaria de un autor, como podría haber sido cualquier otro.
Bueno, me estoy yendo por las ramas, evidentemente…El libro en cuestión se llama Vatican Assassins, o “Los Asesinos del Vaticano” y de este tema va a tratar el presente post y no de literatura.
Si has leido algo sobre la teoría de la conspiración y el Nuevo Orden Mundial, a estas alturas, estarás familiarizado con conceptos tales como “zionistas” (que fueron quienes inventaron el término “judío”) o el rol importantísimo de las elites financieras y los ‘banksters’ (es decir, gansters bancarios) , que controlan las economías mundiales, o de la CFR (Council onf Foreign Relations), La Comisión Trilateral, los Bilberbergers en Europa, los Rockefellers en America, los Bronfman en Canada etc. Todos ellos son sinónimo de los actores principales del Nuevo Orden Mundial. Son familias e individuos motivados por secretos y oscuros objetivos de dominación mundial y probablemente también habrás oido y leido muchas veces su relación estrecha con entidades del mal, como Lucifer o Satán.
Sin negar nada de lo anterior, sino como un elemento fundamental que contribuye a tener la “foto” completa, lo que dice Phelps en su libro, y como otros autores han señalado antes, es que nos falta un Eslabón Perdido en todo esto. Y no es precisamente un pequeño “detalle” sin importancia, sino el motor fundamental, el corazón y mente detrás del proyecto.
Sin embargo, dada la propia naturaleza de esta ‘pieza’, ha permanecido oculta largo tiempo incluso para los investigadores más comprometidos con el tema de La Conspiración. El hecho es que esta pieza cambia por completo el cuadro global que los acontecimientos presentes y futuros. Si tuviéramos acceso libre a la Biblioteca del Vaticano, donde se encuentra una enorme parte del conocimiento y la historia real de la humanidad y de la que el Vaticano es “protector” y sobretodo ocultador http://es.wikipedia.org/wiki/Biblioteca_Vaticana probablemente todas estas cuestiones verían la luz y nos daríamos cuenta de hasta qué punto los hitos y relaciones históricas nos han sido transmitidos completamente trastocados y pervertidamente falseados.
Hagamos un repaso de algunos hechos de la historia:
Los Jesuitas, formalmente “aplastados” actualmente por el Papa, fueron aliados de Federico el Grande de Prusia y Catalina de Rusia. El General Jesuita tenía entonces el control del Rito Escocés de la Masonería (fundamental elemento del poder Illuminati) y vieron la posibilidad de establecer una alianza con la Casa Masónica de los Rochschilds en Inglaterra. Para llevar a cabo esto, seleccionaron a un hombre, Weishaupt, que era una brillante instructor de Derecho Canónico en la Universidad jesuita de Bavaria (leer post de este blog titulado “ El Nuevo Orden Mundial y Los Illuminati, ¿Qué son? ¿Quiénes son?”
En La Teocracia Oculta, de Lady Queenborough, originalmente publicado en 1933 se dice: “Del Colegio Jesuita del Ingolstadt se conoce que ha salido la secta conocida como “los Illuminati de Bavaria”, fundada por Adam Weishaupt. Su fundador nominal, Weishaupt, sin embargo, parece haber jugado un papel de subordinado en la organización de la secta.”
El 1 de Mayo (sí, “casualmente” el Día Internacional de los Trabajadores”) , de 1776, la Orden de los Illuminati fue fundada oficialmente en el feudo tradicional de los Jesuitas en Bavaria. A partir de entonces, la compañía haría uso de la Casa Judía de los Rothschild para financiar la Revolución Francesa y el ascenso de Napoleón (Ver el post anteriormente mencionado), un masón, con el asesor entrenado por los jesuitas, Abbe Sieyes.
A pesar de lo que escribió el jesuita Abbe Barruel, que culpaba a los Rothschilds y la Masonería de la Revolución, fue la Sociedad de Jesús quien usó todas estas herramientas para llevar a cabo la Revolución y castigar a los monarcas que osaron expulsarles de sus dominios.
Los Jesuitas, habiendo sido expulsados del Reino de España, se refugiaron en Córcega, de donde auparon al poder a su vengador más importante, Napoleón Bonaparte.
Aunque esto suene a “música escuchada por primera vez”, se ha escrito mucho y dicho mucho, por parte de personalidades de renombre sobre esta orden, que no es una orden religiosa, sino militar. Fue fundada por un militar, Ignacio de Loyola.
Escribió el General Lafayette. “En mi opinión si las libertades de este país, los Estados Unidos de América, son destruidas, será por culpa de los miembros jesuitas de la Iglesia Católica Romana, ya que estos son los más crueles y peligrosas enemigos de la libertad religiosa y los derechos civiles. Ellos, y no otros, han instigado la mayor parte de las guerras en Europa”.
Como todos sabemos, Napoleón fue capturado por los ingleses y deportado a la isla de Santa Elena. Allí, en sus memoria, con gran detalle describió a sus maestros:
“Los Jesuitas son una organización militar, no una orden religiosa. Su superior, es un general de un ejército, no un simple padre de abadía o monasterio. Y su objetivo es: EL PODER. El poder en su forma más despótica, el poder absoluto, el poder universal, el poder de controlar el mundo con la voluntad de un solo hombre. El jesuitismo es la forma más absoluta de despotismo: y, al mismo tiempo, el más gigantesco de los abusos”
En el revelador libro “Fifty Years In The Church Of Rome”, por Charles Chiniquy, 1968, reeditado de una edición de 1886, en el capitulo que habla de la Memoria de la Cautividad de Napoleón en Santa Helena, por el General Montholon.
“El general de los jesuitas persigue convertirse en master, soberano con poder sobre los soberanos. Allá donde sean admitidos, los jesuitas serán los dueños, cueste lo que cueste. Su sociedad es, por naturaleza, dictatorial, y por lo tanto es un enemigo irreconciliable de toda autoridad constituida. Cada acto, cada crimen, por más atroz que sea, es un trabajo meritorio, si está cometido en el interés de la Sociedad de los Jesuitas, o ha sido ordenado por el General”.
Existe una relación muy estrecha entre los Jesuitas y los Señores de Malta. ¿Qué es la Orden de Malta? La Orden de Malta es un estado no territorial, cuya sede central está en la ciudad de Roma y tiene el estatuto de extraterritorialidad (como si fuera una embajada).
La Orden de Malta es un estado soberano reconocido internacionalmente. Como dato de interés, valga decir que el Rey Juan Carlos I de España fue bautizado en la capilla de la Orden de Malta en Roma por el Cardenal Pacelli (que luego sería Pio XII) y tiene el collar del gran mérito maltés y la Gran Cruz de la Orden de Malta. Es decir, las relaciones del rey español con la Orden de Malta son simplemente excelentes.
Esta relación entre jesuítas y orden de Malta no es irrelevante, ya que fue la Orden de Malta, que tiene ya 900 años, la que financió a Leinin y Hitller usando el dinero del Banco de la Reserva Federa, negociaron un tratado papal entre el Papa y Hitller y en Estados Unidos están detrás de proyecto “Paperclip”, entre otras muchas cosas. Es una Orden Muy poderosa.
Los Padres de la fundación de Estados Unidos sabían bien de la intriga dirigida por los Jesuitas y John Adams escribió en 1816:
“Como enjambres de ellos, adoptando todas las formas que sólo el rey de los gitanos puede asumir, vestidos como pintores, publicistas, escritores y profesores, si ha habido sobre la Tierra una sociedad de hombres que merecieron la condena eterna sobre la Tierra y el Infierno, esa es sin duda la Sociedad de Loyola” (The New Jesuits, George Riemer, 1971)
El Presidente Abraham Lincoln dijo: “Los protestantes tanto del Norte como del Sur deberían unirse para exterminar a los monjes y los jesuitas; si alcanzaran a vislumbrar cómo los monjes, las monjas, los curas, que diariamente llegan a nuestras tierras, bajo el pretesto de predicar su religión, no son nada más que emisarios del Papal, de Napoleón III, y de otros déspotas europeos, que quieren únicamente minar nuestras instituciones, alienar los corazones de nuestra gente y nuestra Consitución, de nuestras leyes, destruir nuestras escuelas y preparar un reino de anarquía aquí, como ya han hecho en Irlanda, en Mejico y España, y como han hecho en cualquier lugar del mundo donde hubiera gente que aspiraba a ser libre”
Fuente: Fifty Years In The Church Of Rome, Charles Chiniquy, 1968, reeditado de la edición de 1886
Lincoln que se hizo presbiterano y tenías largas conversaciones con su cercano amigo y cura, Charles Chiniquy:
“Te voy a repetir lo que y ate dije en Urbana, cuando por primera vez me preguntaste sobre mis miedos de ser asesinado por los jesuitas: el hombre no debe preocuparde de donde y como morirá, siempre que muera con honor y cumpliendo su obligación. Pero debo añadir, que tengo el presentimiento de que Dios va a llamar hacia él por medio de la mano de un asesino. De forma que dejemos que se cumpla Su Voluntad, y no la mia. El Papa y los Jesuitas, con su Inquisición infernal, son los únicos que han organizado los poderes del mundo recurriendo a la daga de un asesino para matar a aquellos a los que no pueden convencer con otros argumentos… Me parece que el señor quiere, como lo quiso en los días de Moisés, otra víctima.. No puedo ocultarte que creo que yo soy esa víctima. Se han urdido tantos complots ya contra mi que es un milagro que siga vivo, considerando que la mayor parte de ellos eran ejecutados por manos expertas de asesinos de la Iglesia Católica Romana, evidentemente bien entrenados por Jesuitas. Pero, ¿acaso puedo esperar que Dios siga haciendo estos milagros para salvar mi vida?. Creo que no. Los jesuitas son tan expertos en los entresijos de la sangre que Enrique IV decía que era imposible escapar de ellos, y por supuesto, él se convirtió en su víctima, aunque hizo todo lo que pudo por protegerse de ellos. Si escapara de sus manos, de nuevo, desde la carta del Papa a Jeff David , esto sería más que un milagro”
Fuente: Fifty Years In The Church Of Rome, Charles Chiniquy, 1968, reeditado de la edición de 1886
En el libro “ The Suppressed Truth About The Assassination Of Abraham Lincoln”, Burke McCarty, 1973, publicado por primera vez in 1924 leemos: “El asesinato de Lincoln fue instigado por el papa “negro”, es decir, el General de la Orden Jesuita, camuflado detrás del papa “blanco”, Pio IX, asistido, ayudado y financiado por otros que se creen con “derechos divinos” en Europa y finalmente el asesinato fue consumado por la Jerarquía Romana y sus agentes a sueldo en este país (EE.UU) y el Canada francés, el día“Good Friday” , el 14 de Abril de 1865 en el Teatro Ford, de Washington D.C.
Este es el Papa Negro en la actualidad, el general de la Orden Jesuita, Hans Kolvenbach, para algunos, el hombre más poderoso del mundo.*




…Continuará…





*Ya no es Kolvenbach, ahora es Adolfo Nicolas.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment